sábado, 22 de mayo de 2010

Neurosis bohemia.

Voces irreconocibles,
melodías sugerentes
inspirando palabras que llegan.

Palabras que llegan.

Deseos que amanecen
masturbando la desesperación.

Los anhelos siempre huyen.

La sangre se confunde
con la salvia escupida
sobre mil almas.
O tal vez diez.

¿Hubo dolor?
¿Tortura de hormigas?

¿Quien no habla puede decir cosas?
¿Los que gritan serán escuchados?

La tinta hará que la fortuna eternice
el silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario