lunes, 24 de mayo de 2010

A tus cerros.

Montañas de perlas;
la cima se eriza.
Tu forma se aleja;
en silencio dormitas.

Dejaste un recuerdo en los cimientos.
Eran las copas que llené con pasión;
en las que busqué tu olor a viento;
donde perdiste la noción de tu corazón.
Allá donde yo prometí bañarte de brisas
cálidas, sinceras, puras; de polvo y ceniza.

Dime si al tocarte en tu cielo
no palpé por error la vida, la lujuria y el celo.

Montañas de perlas;
la cima se eriza.
Tu forma se aleja;
en silencio dormitas.

1 comentario:

  1. "Eran las copas que llené con pasión;
    en las que busqué tu olor a viento;
    donde perdiste la noción de tu corazón"

    Precioso, sin más.
    Me encantó.

    ResponderEliminar