martes, 6 de julio de 2010

Versos pálidos...

Nunca hecho,
nunca sentido,
jamás pensado,
tal vez olvidado,
siempre presente,
jamás escuchado...

Desde un grito lejano
hasta el dolor de los que agonizan.

Desde un pueblo callado
hasta una brisa de lava.

Desde un cielo gris
hasta un ave herida.

Desde la sombra de un árbol
hasta un hombre solitario.

Desde una nube de humo
hasta la exaltación de lo irreal.

Desde un ataque de locura
hasta la negación de la existencia.

Desde un cristal roto
hasta la sangre de mis venas.

Desde el sonido de la verdad
hasta el olor de un cadáver.

Desde el olvido
hasta la soledad.

Desde el fin
hasta el infinito.

Desde un cuento
hasta la inmortalidad.

Desde el vacío apartado
hasta la muerte.

Desde un alma que llora
hasta la forma de un dios.

Desde el color de mis letras
hasta los sentimientos puros.

Desde el odio
hasta una explosión.

Desde una lágrima que cae
hasta el cansancio de mi risa.

Desde la soledad de una montaña
hasta la esperanza de morir.

Desde el asco
hasta la resaca del amor.

Desde el anonimato de un espíritu
hasta la condenación de una vida.

Desde mil hechos relatados
hasta la simpleza de la carne.

Desde la turbulencia de la noche
hasta un último saludo.

Desde una tormenta
hasta mi venganza.

Desde el principio
hasta siempre.

4 comentarios:

  1. Ésta me gusta mucho, me parece muy original.

    ResponderEliminar
  2. Sí, se me antoja tu poema mezcla de blanco, del que veo el origen que mencionas, sin que no obstante me dejé allí tu poema, en ese silencio que no es tal -en esa nada fructífera que imagino; nada primigenia- sino que vas llenando el cuadro de tristeza (el cuadro que formó en mí tu poema, claro) impregnándolo de izquierda a derecha de pincelazas negras, que hacen cenizas tus versos. No obstante, de entre tus causas y efectos, he podido rescatar algo de luz. Pálidos tus versos, y hermosos. Un placer leerte.

    ResponderEliminar
  3. ¡UPS! Donde escribí "pincelazas" léase "pinceladas"...

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el comentario Mercurio y por pasarte a leerme, viendo tu blog creo que no es necesario que explique la satisfacción que genera el que alguien se interese por nuestras creaciones. Un saludo.

    ResponderEliminar