martes, 17 de agosto de 2010

Desesperación

Su cuerpo desnudo.
Las gotas frías de mis ojos
acechando entres sus poros,
desinfectando la piel
de sus recuerdos.
Pero...
¿Yo soy el agua?
¿La espuma?
¿El jabón?

¿Dónde estoy yo
cuando no soy yo
el que está aquí?
¿Quién soy yo
cuando estoy apartado,
alejado,
encerrado en mí?

¿Soy el que camina,
el que bebe,
el que ríe,
el que llora,
el que odia,
el que olvida?
¿El que no puede hacer nada
de lo que cree que hace
o lo que debería hacer?

¿Quién se esconde detrás de mí,
cuando giro y giro sobre mi eje
de intelectualismo podrido?
¿Es eso lo que huele?
¿O es mi alma que revienta y me impregna de su hiel?
Tan amarga como el más dulce de los tragos
del amor que jamás creí probar.

¿Qué es el amor?
¿A qué sabe su néctar en un paladar extremo,
untado de incomprensión auto-infligida?

Que me diga ella porqué aún reza y cree
en el perdón, en el olvido eterno,
en la vuelta a la pureza.
¿Yo creeré lo que cree?
¿Amaré lo que ama?
No me dejaré vencer cuando gane
y la vida seguirá,
hasta la próxima tentación.

¿Recuerdas cuando subimos a ese alto monte
con vistas al subconsciente?
¿Qué viste?
¿Quién lo habitaba?
Yo recuerdo el sabor de su gracia:
risas efímeras,
inventadas por el azar,
puestas allí para ser interpretadas
por mí y por ti,
por nadie y por todos.

¡Oh, el rabioso placer carnal!
¿Cuándo se volvió tortura espiritual?
¿Por qué lo hizo?
Acaso fui yo quien clamó su desfiguramiento,
siete veces como escribió el profeta,
el sabio que ahora teme su despertar
y el mio,
pues de rencor bañamos nuestros nombres,
sin conocerlos jamás.
Pero yo todavía soy humo,
solo soy humo.
Y tu llegarás a ser cielo, aire, vida y guerra.
Yo sólo advertiré tu dominio esfumándome,
apagándome,
esparciéndome en ti.

Sin parar,
sin morir.


2 comentarios:

  1. Escalofrío en el último párrafo. Me encanta la importancia que le has dado a la angustia personal.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasarte, por comentar y por quedarte siempre con lo bueno, o con una buena imagen de lo que subo xD Para bien o para mal, en pocos poemas de los que he escrito no va implicita mi angustia, desesperación, ansiedad, abatimiento, tristeza, soledad, aburrimiento... llamalo como quieras. Esos sentimientos, sensaciones y emociones, en cualquier situación, en las que todos nos encontramos alguna vez, en mayor o menor medida afectados, y que nos perforan interiormente (al menos a los sensibleros como yo jeje) hasta hacerse obligatoria una via de escape y desahogo... bueno, aburrete leyendo, ya sabes que ultimamente necesito comunicarme jajaja un beso ;)

    ResponderEliminar