viernes, 29 de octubre de 2010

Infancia borrosa III

Cantarle al sol estrofas refrescantes
-aderezadas con fragancias de eucalípto-;
rodar sobre la hierba encharcada
por el paso de la vida derramada;
correr detrás y delante de bestias domésticas,
torpes y pacientes, que tal vez nos provean
la fuerza y la humildad de sabernos
vivos, necesarios y dependientes.

Los niños no odian,
solo hay maestros que no supieron
aprender. El niño observa
distorsiona, remeda, juega, vive, es.
 Un niño olvida y recuerda poco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario