jueves, 4 de noviembre de 2010

Amor bebido: perdido

Yo no te hago soñar
Yo te hago vivir el sueño.

-Romanticismo-

Tú, yo y el vino como una obra maestra
Del arte impreciso, alentador del sacrificio,
Vi(vi)endo una película.

-Irrealidad-

El guión pasa cromáticamente;
Tu pelo y mi boca sólo se dejan llevar,
Trago tras trago;
La necesidad embriaga;
Los brazos se niegan y algunos instintos claman,
En su hastío,

Dos copas
Que vaciamos como al pasado.

¿A dónde irán a parar los recuerdos
Que llenaban esta botella?

3 comentarios:

  1. "Yo no te hago soñar
    yo te hago vivir el sueño"

    ¿Tú no te puedes venir para España, bonito? Mira que aquí hay muy buen clima ;)

    ResponderEliminar
  2. Los sueños se hacen realidad en tu poema, es impreciso el arte, pero se puede reconocer una obra maestra,AQUÍ DONDE SE QUEDAN VACÍAS LAS COPAS DEL PASADO. CARIÑOS

    ResponderEliminar
  3. Gracias por los comentarios, como siempre.
    Elena... Con tu poder del Auryn has deseado verme en España y he aparecido aquí y con la sensación de llevar unos ocho años ya... ¡qué cosas!(jaja) Abrazos.

    ResponderEliminar