jueves, 2 de diciembre de 2010

No estás

We are two lost souls swimming in a fishbowl
Year after year
Wish you were here; Pink Floyd

Anoche volví a pensar otra vez en ti
Y el frío dentro de mis sábanas
No era el único motivo.

Pasé el día entero entre frases incomprensibles:
Intrusos miserables en el polvo
Que levantaba un escarabajo persiguiendo inocencias.

La música sólo sonaba pidiendo morir,
El sol apenas salió de entre las nubes,
Yo no moví un pie fuera de este encierro.

¿Cuánto tiempo hace que te fuiste?
¿Un año por lata de cerveza que acumulo
En este cuarto cada vez más sucio, cada vez más solo?
Los cigarros se consumen,
Y parece que siempre son el mismo;
El humo me vomita a mí, y yo lo trago
Como si fuera a servir para algo.

Anoche pensé en ti de nuevo,
Quería bañarme en tu sudor
Para quitarme este olor a desesperado que me cubre;

Estuve a punto de tocar en la guitarra
Alguna de esas canciones que te encendían,
Pero jamás llegué a aprenderlas. Patético.

Lo más triste de todo
Es que pensé en ti
Porque por mi espalda se arrastraba un hormigueo
En el punto exacto al que sólo llegaban tus uñas.

5 comentarios:

  1. la soledad acumula el olor en los desesperados y ese cuerpo-fragancia ya no está. Podía decirse que se hace más consciente la ausencia, por que pica en un lugar que sólo el otro puede rascar. Si, el frío no es el único motivo. Un beso Nalla.

    ResponderEliminar
  2. buenas tardes,paseando por la red...me dejó desconcertada una mención a KAFKA, intrincado,complejo, escritor, de una época que ya pasó,es un clásico,eso es verdad, pero nada nuevo existe en el...obras de teatro irreconocibles...en fin...me atrajo ese comentario y leo este y otros poemas, FABULOSO ENCUENTRO! la palabra hermosa,llena de sentimientos...me gustó mucho
    un abrazo
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  3. Claudia... no hace falta agregar nada más, para bien o para mal las cosas son como son. Al menos el frio y la ausencia nos recuerdan que en estamos vivos y que el calor y la compaía pueden llegar. La esperanza sigue allí.

    Lidia... me alegra que te hayan gustado algunos de mis poemas y agradezco tu visita.
    Mi comentario sobre Kafka sólo era un intento de reflexión. Supongo que ni él, ni nadie, puede darnos esas respuestas que necesitamos, que son nuestras respuestas al fin y al cabo. Quizá hacer las preguntas adecuadas sea el secreto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. "el punto exacto"
    encierra tantas cosas que es mejor no saber dónde está hasta que uno no se llega a sí mismo...

    ResponderEliminar
  5. Elena... Para llegarse al punto exacto a veces hay que pasar por mil ojos, mil manos y mil desalientos. Pero si, aunque hayan días en los que todo lo encontrado en uno mismo parece derrumbarse, los que prevalecen son aquellos en los que uno se ha sentido tan "uno mismo" que pocas cosas adquieren importancia, más allá del extasis de la confianza en el yo.
    Saludos.

    ResponderEliminar