domingo, 5 de diciembre de 2010

Preguntas que nadie escuchó


¿Quién olvida, como vicio, los caprichos de la mente?
¿Quién camina, marcando un tempo teñido de plomo?
¿Quién bebe los primeros tragos de un néctar amargo?
¿Quién nos lleva de vuelta siempre al principio?
¿Quién habla cuando nadie le entiende?
¿Quién cree que la vida se apacigua con fe?
¿Quién sabe lo que chillarán voces sin nombre?
¿Quién sonreirá cada vez que recuerde, cantando?
¿Quién parece que no quiere aprender?
¿Quién fantasea con normas que sólo le atan?
¿Quién tiembla y se congela esperando un destello?
¿Quién sueña despierto y suplica hacerse visible?
¿Quién escribe lo que ni él entiende?
¿Quién interpretará toda la tinta como manchas?
¿Quién cree que hay que pensar antes de actuar?
¿Quién piensa que moverse por impulsos es más divertido?
¿Quién parece venirse abajo antes de atacar con astucia?
¿Quién juega sin reglas y no es capaz de inventarlas?
¿Quién debería volver de nuevo al silencio, como hizo ayer?
¿Quién prefiere la paz del abandono a esta guerra de acosos?
¿Quién suplica con gestos ser lo que nadie ha sido?
¿Quién debería aprender a moverse, antes de interpretar un papel?
¿Quién acaba sabiendo lo que no le concierne?
¿Quién es capaz de hacer temblar al mundo con su rabia?
¿Quién se creyó una fiera cuando seguía siendo un cachorro?
¿Quién sabe que la crueldad es innata, y se deleita con ella?
¿Quién siente que su vida se pierde frente a mil puertas, sin saber cómo abrirlas?
¿Quién le puso un precio a la locura?

4 comentarios:

  1. Cuántas locuras implícitas en todas las respuestas que se podrían dar, sólo a modo de ejemplo,quien escribe lo que ni él entiende ha recibido el precio de su locura. Para jugar es necesario conocer las reglas, para romperlas y hacer otras también. Me quedé llena de inquietudes con todos los signos de interrogación. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Uffff... tantas preguntas como respuestas

    ResponderEliminar
  3. -¿Y qué pasa con la tercera puerta?
    -¡Ahí las cosas se ponen realmente difíciles! La Puerta sin Llave, efectivamente, está cerrada. Simplemente cerrada. ¡Y eso es todo! No tiene picaporte, ni pomo, ni ojo de cerradura, ¡nada! Mi teoría es que la única hoja de esa puerta, que cierra sin junturas, está hecha de selén fantásico. Seguramente sabes que no hay nada que pueda destruir, doblar o disolver el selén de Fantasia. Es absolutamente indestructible.
    -Entonces, ¿no se puede entrar por esa puerta?
    -¡Poco a poco, muchacho! Ha habido personas que han entrado y han hablado con Uyulala, ¿no? Por lo tanto, se puede abrir la puerta.
    -Pero ¿cómo?
    -Escucha: el selén de Fantasía reacciona a nuestra voluntad. Es precisamente nuestra voluntad la que lo hace tan resistente. Cuanto más se quiere entrar, tanto más se cierra lapuerta. Pero cuando alguien logra olvidar sus intenciones y no querer nada. La puerta se abre sola ante él.

    ResponderEliminar
  4. Claudia: son buenas algunas inquietudes para buscar dentro de uno mismo. Estas, quizá, se reduzcan sólo a mi concepción de la realidad/locura que me rodea, o a parte de ella. Un beso ;)

    Elena: Tal vez hayan más preguntas de las que se ven y mucha más respuestas de las que se puedan imaginar. Pero nadie las oirá. Abrazos.

    Ersebeth: Gran cita de LHI... ¿es quizá el abandono de la ambición retorcida, que nos hace movernos sin importar el precio que se puede llegar a pagar, lo que nos llevaría a la inocencia necesaria para perseguir el sueño último, la verdadera voluntad? Más perguntas y quizá mucho más importantes que las que yo jamás me haré es lo que me trae este pasaje... como toda esa obra maestra. Un saludo y gracias ;)

    ResponderEliminar