martes, 7 de diciembre de 2010

Saldré a ver que hay ahí afuera…



Tal vez un cambio sea lo más adecuado. Un cambio en la forma, en el aspecto que se muestra, en la piel
¿algún tatuaje extravagante?
Los cambios son necesarios, pero si se hacen, que se hagan a lo grande; o se crea desconcierto o la indiferencia nos tragará y no queremos ser ignorados. Al menos no por todos, ni siempre, pues hay mujeres exuberantes que nos vuelven locos y que no pueden ignorar nuestra existencia. Queremos que confirmen nuestra capacidad de desear y creernos deseados.

Tal vez tanta poesía esté haciendo que me vuelva pesado con las mujeres y las frustraciones, tengo que empezar a escribir sobre otras cosas.

Saldré a ver que hay ahí afuera…

No hay comentarios:

Publicar un comentario