sábado, 18 de diciembre de 2010


 (Imagen tomada de la red)

Desprotegida,
Arrastrándote por un suelo demasiado familiar,
Tan frío, como la comprensión de un poema;
Desnuda
Desde los pies hasta la sombra,
Como si la vida no hubiera sabido
Amaestrarte y adormecerte,
Como si no fueras más que un cachorro
Triste.

5 comentarios:

  1. la vida por suerte no nos suele amaestrar y andamos por ahí, como cachorro triste siempre a la búsqueda del hogar del afecto. Besos Nalla. Me llena de nostalgia tu poema.

    ResponderEliminar
  2. Amilcar... me alegra que te gusten, gracias por la visita.

    Claudia... La nostalgia es tan necesaria como empática y la vida sólo nos amaestra hasta donde nosotros la dejamos... saludos.

    ResponderEliminar
  3. NallA, por primera vez siento cierta "desilusión" en tu blog... el texto, diferente en estilo y contenido. Me parece muy bien construido, y me toca. Pero la imagen... desde un posicionamiento (muy personal, por supuesto) estoy un poco (no sé cómo definirlo) con ciertas imágenes. Por supuesto, es un rollo muy personal; y sigo admirando la unión de tus palabras.
    Uns aludo

    ResponderEliminar
  4. Elena... siento esa desilusión, pero en ningún caso intento ofender o insultar a nadie con el poema, ni con la inclusión de esa foto. Me parece que la foto muestra un mensaje parecido al que intentaba dar con el poema... la desolación y la desprotección frente a un mundo que nos encierra en él y que intenta "amaestrarnos". La insumisión se paga y, a veces, la soledad y la tristeza son el precio.

    ResponderEliminar