viernes, 18 de febrero de 2011

Dame otra vez tu sol


Deja que reviente las ganas
De poseer algo más que luz
Para conformarme sin rabia
Entre el calor de la saliva

-Con el que pagas las deudas
De un orgasmo que no llegó
A saciar el ansia de tu piel-

Dame vida, muerte, y agua
Para lavar este cuerpo de sal
Y callar el grito de mis ojos

Ellos saben que eres más real
Que el dolor de la ausencia
Y que el sabor a llagas de mis manos
Que entraron en tu boca de hiel
Buscando entre vicios, tu sol.

4 comentarios:

  1. Las ganas de poseer un sabor, una boca, una piel,...y aquello que no llega. No se puede conformar aunque poseas todos los soles. conozco esa sensación. Besos poeta

    ResponderEliminar
  2. No podemos conformarnos, ni rendirnos.. el sol incluso vuelve a nosotros en el reflejo de la luna, a veces creemos que no lo tenemos y no vemos que ha estado ahí siempre... un beso, Claudia.

    ResponderEliminar
  3. A veces toca conformarse, nos guste o no; siempre he pensado que si no se tiene una cosa, es porque quizá viene algo mucho más grande y mejor. Sólo nos queda salir fuera a buscarlo. La espera no sirve para nada en estos casos.

    ResponderEliminar
  4. Salir a buscarlo implica inconformismo... a veces relajarse está bien, pero nunca como algo definitivo, sólo como puente entre un fracaso-intento-logro y el siguiente. La vida es acción, nos guste o no... saludos y gracias, Gummibärchen.

    ResponderEliminar