jueves, 10 de febrero de 2011

X


No desaparece

   Se retoca y atrae

La revolución

    Es una coqueta

Boca de espuma

   Color sangre
Que derrama calor

   De ese que toca

Antes de acercarse

                           Su olor infesta

El alma, la vida

                           La esencia se desboca

Hambrienta, sin miedo

                           Actuará si la rozan

 Sólo espera tener

                            En sus manos tu sombra

7 comentarios:

  1. Alucinante poema, las revoluciones están latentes...hambrientas sin miedo...reteniendo las sombras. Me encantó poeta. Un beso

    ResponderEliminar
  2. ¿crees que es posible alguna revolución; al menos aquí en España?
    por ahora lo veo inviable... hacen falta más revoluciones individuales, como las nuestras.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Gracias Claudia :) esperemos que demos con ellas en algún momento, cuando no sea demasiado tarde.

    Elena... por desgracia para que tengamos el valor de movilizarnos hace falta tocar fondo... y aquí, aunque la cosa esté delicada, todavía tiene que ponerse peor para que las mayorías se den cuenta de que hay cambios totalmente necesarios... en fin, nosotros seguiremos con nuestros sueños y anhelos.. que bastante libertad nos dan

    ResponderEliminar
  4. Parafraseando a un desconocido: "cuando las armas callan el pueblo habla". Mirad q ejemplo ha dado el pueblo de egipto a nuestro "maravilloso" mundo occidental.

    ResponderEliminar
  5. la revolución sin duda es una dama canvincente,hambrienta de sombras como bien dices.
    y todo el que la conoce,se enamora.
    geniales versos.
    un beso

    ResponderEliminar
  6. un descubrimiento, tu blog, me encanta..

    (a mi se ponen los pelos de punta de gusto con lo de Egipto..)

    un besazo

    ResponderEliminar
  7. Hola NallaA,

    he visto tu entrada en mi blog, gracias por pasarte!Con lo de Egipto me refería a que me encanta cuando la gente deja de ser objeto y se convierte en sujeto de su propia vida...los egipcios nos han redordado que las luchas colectivas pueden ganarse..

    un besazo

    ResponderEliminar