martes, 28 de junio de 2011

Trenes, música, poesía y ella.


Los trenes, además de un medio detransporte bastante recomendable para quien disfrute de leer viajando (o de escucharmúsica), son una mina de posibles historias ficticias, o no; tantas como personasvayan en él, o personas que no vayan en él. Una de mis prioridades cuando viajoen tren es no dejar que ni sus asientos y suelo grises, ni las paredes pintadasde crema depresión me afecten, como parece afectar a los que van sentados cabizbajos,mirando a un desconsolador vacío, o a los que no hacen más que contarseproblemas económicos o sentimentales unos a otros, escuchándose sólo a símismos, sin prestarle atención a sus interlocutores (Viva el individualismo).
Esta tarde estaba yo sentadoplácidamente en uno de esos asientos duros, acomodado como podía entre laatmósfera de conformismo y explotación que suele llenar los vagones de lostrenes. Escuchaba música variada, de todo un poco, como suele decirse, aunquela mayoría de veces se diga cuando no se tiene un criterio claro a la hora de elegirla música que suena y se escucha cualquier cosa. De repente, como una señaldivina, o infernal (me cuesta hallar la diferencia), en una de las paradas deltren, al mismo tiempo que empezaba a sonar “Brainstorm” de los Artic Monkeys,subió una de esas muchachas que rara vez aparecen en mi vida, pero que, cuandolo hacen, consiguen volverme loco, obseso, delirante y, por supuesto, ponermeexcitadamente nervioso. De esas que provocan una tormenta devastadora yadictiva en las neuronas. Una de esas chicas que se muestran seguras de símismas a la vez que lanzan un aura de fragilidad y timidez que incita arodearlas, acariciarlas, venerarlas y penetrarlas. Morena, piel blanca con unleve tono bronceado, con unos ojos escrutadores que hacían que su mirada se convirtieraen la efigie del deseo, con unas curvas de infarto, labios apetitosos, sinmaquillaje de sobra. Una mujer natural, auténtica. De esas que, como he dicho,hacen que toda mi atención se centre en ellas y que no sea capaz ni de recordaren qué parada debo bajar del tren y que, además, consiguen que la música quesuena en mis oídos se convierta en la banda sonora perfecta para mis fantasíasy mis orgasmos mentales con ella entre mis brazos, con su piel bajo mi cuerpo ynuestros genitales compartiendo más que fluidos, compartiendo experienciasmísticas, uniéndonos más allá del tiempo,  del espacio, de la materia y de la realidad.

Por casualidad, o tal vez porquenotó en mi mirada todo lo que estaba revolucionando dentro de mi, con supresencia, se sentó en la fila de asientos paralela a la mía. Era demasiadoprometedor como para que yo fuera capaz de creerlo posible. Como pude actué deforma que no se notara mi nerviosismo y aguanté su mirada mientras ella lo quiso.Disimulé la sonrisa de complicidad que me invadía y que ella no parecía querercompartir. Miré hacia el otro lado, donde estaba la ventana, buscando en elreflejo del cristal el rostro de ese ángel caído, esperando conseguir cruzar sumirada de improviso si decidía observarme mientras yo disfrutaba ahora del “Fallingaway from me”, de los Korn. Así estaba yo, a punto de caer fuera de mí directoa su pequeño y perfectamente moldeado cuerpo.
Conseguí mi objetivo. Sus ojos secruzaron una vez más con los míos, descubriéndola mientras observaba mis aires debohemio inconformista, aires que quizá no lo fueran tanto en ese momento, perome gusta pretender que era así. Se supone que esos aires, o esa actitud, tehacen parecer más interesante de lo que eres, o refleja fielmente lointeresante que de verdad eres. De todas formas, eso no es lo importante de lahistoria. Lo realmente impactante fue imaginarme a mí avanzando hacia ella,totalmente convencido de que esa era su voluntad. Imaginarme haciéndolo,segundos antes de dar el paso y levantarme para acercarme a los asientos que larodeaban. Fue fácil porque no había más de cinco pasos hasta ella, tal vez seis.Caminé mirándola fijamente, tratando de reconocer una reacción favorable en surostro, aunque no la hubo. Giró sus preciosos ojos hacia la ventana. Empezó asonar “Creep” de los Radiohead. Su piel estaba a punto de hacerme llorar.Quería ser perfecto para ella.
En los pensamientos, como en lossueños, el tiempo pasa más rápido y, eso, sumado a que la sensación deinferioridad frente a la mujer de mis sueños se hizo latente y al ver su aparente falta de interés desde que me decidíaa levantarme, hasta que llegué a su lado me hizo pensar: “¿no quiere verme?, ¿no quiere que me acerque? ¿Se hace la interesante?¿Qué mierda estoy haciendo?”. Ninguna de las preguntas podía tenerrespuesta. Sólo el tiempo y su calor me lo dirían.
Me senté frente a ella y hablépausadamente, calculando las palabras, para que supiera que soy de los quepiensan antes de hablar, aunque lo que hubiera estado pensado fuera poco másque tenerla entre mis brazos y que ella me tuviera entre sus piernas.
-Estoy seguro de que te lo dicena diario, pero tus ojos son de esos que vuelven loco a cualquiera. Déjame vivirdentro de ellos, pequeña.
-¿Perdona? ¿De qué hablas…pequeño?
Su voz era justo lo que yoesperaba, dulce y tierna, con un toque sarcástico que  hizo que me estremeciera de deseo. Eraperfecta. Una lolita atrapada en el cuerpo de una exuberante mujer. Perdí elcontrol.

-Hablo de dioses y sacrificios.
Hablo de rituales más antiguos que el tiempo.
Hablo de sensaciones reinventadas
Por cuerpos de lujuria.
Hablo de tus labios y los míos.
Hablo de correr riesgos.

-Estás un poco loco ¿no? ¿Tecrees poeta o algo parecido?

-Creo en la vida después de los orgasmos.
Creo en la poesía de tus caderas
Con el contoneo de tus pasos.
Creo en tu cuerpo junto al mío condenados a un abrazo.
Creo en la saliva hecha pasión, escribiéndonos el destino.

-No sabes lo que dices, pirado.Pero sabes cómo decirlo. Habla claro y pídeme lo que de verdad estás pensando.

Pienso en un gemido desgarrador.
Pienso en una caricia capaz de hacer vibrar el cielo.
Pienso en la calma silenciosa interrumpida
Por el susurro de una caladaagónica
Pienso en las gotas de vino que te recorrerán
Desde los labios hasta el ombligo
Pienso en el sabor ardiente
Que hay en la brisa de tu sudor.

-Los hombres hacéis cualquiercosa por buscar un polvo.
Lo dijo con una sonrisa queinundaba el ambiente hasta convertirlo en una realidad paralela, en un tren defantasías rumbo al castillo de la carne, nuestra carne. Al acabar de hablar semordió el labio inferior con una sensualidad nunca vista. Mi corazón seaceleró. Apenas pude reaccionar.
Lo que siguió (las miradas, lasrisas, el deseo, las caricias, los besos, los fluidos, el vicio, la lascivia)no  hace falta contarlo. Sólo diré quedejo de escribir porque está a punto de salir del cuarto de baño.

lunes, 20 de junio de 2011

Palabra precisa


La palabra precisa es la que nadie advierte
La que se esconde detrás de los ritos de guerra
Con la que seduce el dios convertido en árbol

La palabra precisa llegará a la doncella
Cuando a su oído acaricie el canto silencioso
Que ofrenda virtudes y acerca el destino

La apalabra precisa engendra creadores
De eternidad y sabiduría
Seduce a la inocencia y pervierte al inconsciente

La palabra exacta avanza sin miedo
Por la luz de las sombras
Esperando encontrar el momento exacto para poseer
Con lascivia, al insensato que se haga llamar poeta
Sin siquiera haber mirado las estrellas:
Ese cementerio de almas en acoso eterno a la carne.

miércoles, 15 de junio de 2011

Ella está hecha de recuerdos


“¿Qué puedo perder? Si esto es la vida.”
Mondina

Si me dicen que la vida es un sabor
Lo comparo al de su boca
Cuando busca mi sangre con ansia pura

Si dicen que es una prisión
Pienso en la cárcel de sus piernas
Cuando se cierran, rodeándome

Si alguien se atreve a decir
Que la vida es sufrimiento
En su ausencia me desvanezco
Para reaparecer con su regreso

Hay quien jura que sólo el placer
Nos da la vida, quizá me haya oído
Describir los hechizos de su entrega

Otros hablan de la vida
Como si fuera un sueño
Yo pido no despertar, porque en su piel
La fantasía se vuelve tacto

Por cada uno que nos recuerde
Que la vida se acaba,
Entraré al calor de sus orgasmos

Y que nos alcance la muerte
Si es capaz de romper la lujuria y la pasión
Con que envolvemos cada minuto
Y centímetro de nuestros cuerpos.

sábado, 11 de junio de 2011

Un soldado


Un soldado avanza lentamente,solo, perdido en un campo de  una batallaque hace tiempo dejó de ser suya. Ha olvidado si lo que siente es frío o calorpues tiembla y suda a la vez, casi sin parar un minuto al día. Entre otrascosas, también ha olvidado el color de su uniforme, que parece de un color sinnombre, creado por los días y las noches a la intemperie. El casco sigue en sulugar, sólo es capaz de quitárselo por las noches, como si el metal seadhiriera  a su cráneo y no estuvieradispuesto a abandonarlo hasta que no fuera estrictamente necesario; tuvo queluchar con él durante las primeras noches, para hacerle ver que pocas cosas sontan necesarias como el descanso: la vida y la muerte dependen de él, en laguerra. Las botas son ahora una parte de su cuerpo, ha pasado mucho tiempodesde que se las quitó por última vez. Lo que vio le dolió tanto que no hapodido hacerlo de nuevo: los pies morados, los dedos hechos como de una pastamoldeable, confundiéndose entre falanges y callos. Mejor no pensar en ello yaguantar las punzadas que dan de vez en cuando, aunque cada vez sean más habituales.El arma que carga a la espalda también ha dejado de ser lo que era. Fue un rifle,una escopeta, una bayoneta o una metralleta y hoy sólo es una aleación de aceroy madera; no hay balas ni ganas para utilizarla; ella ha descansado más que élen su largo deambular por esta jungla de luz y formas desconocidas a la quefueron, obligados. Quizá no obligados, aunque hoy se arrepienta de haberloelegido, si lo hizo. Se ha dado cuenta, aunque no está tan seguro, de que eshumano.

jueves, 9 de junio de 2011

Dudar de lo escrito


¿Será la primavera disfrazada de invierno? ¿Será que estamos alcanzado una nueva etapa evolutiva? Tal vez haya días en los que abrimos algo más que los ojos al despertar.
¿Cuál es el sueño? ¿Lo es la carrera a una muerte indeseada? ¿Lo es la lucha por sobrevivir un día más y olvidar lo poco conseguido? No habrá triunfos ni méritos si todo está escrito…
Quizá debamos correr hasta elevar nuestra sangre sobre la montaña  que vigila los colores y el dolor, para saber si existe el eterno sabio que nada entiende, ese viejo del que depende todo lo inventado y sentido; el loco que tal vez lleguemos a ser.
¿El futuro es el sueño? ¿Renacer es algo más que un dato para nuestra historia? ¿Quién quiere verse despertar? ¿Es la memoria un desierto que se vuelve selva en la noche que atrapa sueños?
¿Recuerdas lo que quisimos? ¿Es aun lo que anhelamos? ¿Lo hacemos posible? Nadie nos dijo, y no pudimos ver, el precio que hoy pagamos por lo que nos mantiene en pie. No es culpa nuestra dudar de lo escrito.
Hay un palacio alejado del mar -los sueños-. Donde Iremos a llorar por una sirena indefensa -la ilusión convertida en vicio-. Sólo pido que  uno de nosotros hable y nos diga dónde estamos y quiénes somos los que habitamos este cuerpo.

martes, 7 de junio de 2011

De pájaro relojero... turno de Luis Cardoza y Aragón


El segundo poeta que aparece enla recopilación es Luis Cardoza y Aragón(Guatemala 1904-1992). Se le considera uno de los fundadores, oafianzadores, de la vanguardia poética latinoamericana después de Ruben Darío y a la par que De la Selva. Nació en la ciudad deAntigua Guatemala. De joven viajó a Francia y se estableció allí, dondeestudió, además de medicina (carrera que abandonó), sobre distintas culturasprecolombinas. Se le reconoce como uno de los militantes centroamericanos másfieles de la izquierda de aquella época. Volvió a Guatemala después de haberescrito en Francia sus primeros trabajos. El más destacado, su primer poemario“Luna Park”; además de escribir “Fez, ciudad santa de los árabes” tras un viajea Marruecos.
En Guatemala, tras el ascenso ala presidencia de Juan José Arevalo, con el triunfo de la revolución campesinay obrera de 1944; ejercería como una eminencia de la cultura, fundando ydirigiendo una revista, además de fundar también la Casa de la Culturaguatemalteca; después ejercería como embajador en países como Noruega, Suecia,Francia y unos años después de Colombia y Chile. Sobre la revolución y elderrocamiento del dictador Jorge Ubico en 1944 escribiría “Guatemala, las líneas de su mano”. En 1954 tras una ofensiva,respaldada y apoyada por la CIA, el gobierno socialista, entonces dirigido por Jacobo Arbenz, sería derrocado tras unosbombardeos en la capital. Aragón tendría que exiliarse en México ya hasta sumuerte. Se le prohibió volver a Guatemala. En la década de los ochenta inclusose le acusó de ser el líder intelectual de las guerrillas. Tras su exilio, enGuatemala se le rindieron tributos y le premiaron con distintos galardones, porsu labor en el ámbito cultural. También en México recibió la más alta condecoraciónotorgada a un extranjero, el “ÁguilaAzteca”. En su exilio escribiría sobre todo ensayos. En muchos de ellosrecuerda sus años de militancia y constata que siempre se mantendría fiel a susideales, en honor a sus compañeros caídos en manos de las dictaduras militares.
En cuanto a su poesía, como es deesperar, su biografía influye bastante. Tras sus primeros inicios con unapoesía menos nacional, o regional, acabaría decantándose por dejar ver susraíces, a pesar de lo que esto supusiera con respecto a los lectores fuera deLatinoamérica. El  humor, el surrealismoy el absurdo se mezclan en sus línbeas. Escribió: “¿Comprenderán bien mi pensamiento los españoles? Para ellos ladificultad es doble: ¡Hablan tan mal el idioma hispanoamericano!”.
Sobre su militancia en laizquierda apoyando a los gobiernos socialistas y su forzado exilio, por el quetuvo, tal vez, la suerte de sobrevivir a pesar de dejar atrás a quienessufrieron el castigo de los gobiernos militares, por ser los supuestos “guerrillerosdel intelecto”, sus compañeros de ideología y profesión también escribiríareiteradamente. Por ejemplo, en uno de sus poemas se puede leer: “Llegué tarde para charlar con los hermanos/Sordos estaban y hablaban otra lengua/ […] Nacieron tumbas/ y el becerro cebadotuvo nietos”. También sobre la imposibilidad de volver a su patria,escribió: “Deja lo que no tienes nitendrás./ No hay casa, ni patria, ni mundo./ Somos de otra parte./¡Al carajo!”.
En esta recopilación se incluyeíntegramente su libro “Maelstrom. Filmstelescopiados”, su segundo poemario, escrito 1926, cuando aún estaba enFrancia.
Lo primero que llama la atenciónes el contraste estilístico con De laSelva. No estoy acostumbrado a leer prosa poética y reconozco que,  en una primera lectura, el lenguajeenrevesado y las imágenes superpuestas complican un poco la lectura. Pero unoacaba habituándose y sobre todo, acaba valorando el enorme valor poético de lahistoria que nos cuenta. Habla de una historia de amor, de exilios, dedesesperación, nostalgia, confusión… con un tono surrealista. Yo definiría elestilo de este libro, si se me permite, como “leer” las pinturas de Dalíaderezadas, quizá, con la fantasía de Henry Miller. Aunque lo más sensato es atendera las palabras del propio poeta, cuando dice que su trabajo tiene “un pie en Lautréamont, el otro enLaforgue”. Aunque del segundo apenas he leído poemas sueltos, del primeroquizá en lo caótico y a veces decadente de las líneas, se puedan encontrarsimilitudes entre Maelstrom y  los “Cantosde Maldoror”.
De todas formas, no todo es prosapoética, pues también entre relato y relato va mezclando poemas en verso quelos protagonistas dedican a sus amores perdidos o los añorados, o a ellosmismos; lo cual hace la lectura más interesante, aunque nunca pierde lacomplejidad y, con el más mínimo desliz de atención, se puede perder el sentidode lo leído, algo que, sin que moleste, hace que se tenga que volver atrás yreleer. Es un libro interesante, con el que la impresión más clara que se tiene,es que se tendrá que volver a leer de nuevo, porque valdrá la pena.
También se incluyen poemas deotros libros, como “Pequeños poemas” o “Arte poética”. Escritos en un modo más“tradicional”, pero el lenguaje y el mensaje siempre quedan claros y nuncapierden la esencia. Su lectura resulta igual de amena y compleja, lo cual creacomplicidad y despierta el interés por leer las obras completas.
Aragón tiene un lenguaje y unestilo muy original, de los que hacen que la atracción por la poesía crezca.
A continuación dejaré muestras defragmentos de sus poemas en prosa de “Maelstrom” y de los poemas incluidos delas otras dos obras seleccionadas para "Pájaro relojero"


De Maelmstrom. Films telescopiados.

 Biografía de un paisaje…
… Antes de que le amara, Paisaje se abrió en mi ventana: abanico en mimano. Después, en el lecho, se agitó lascivo entre mis brazos, sirena sabia,bajo la ducha de mi lámpara. Besándole todos los poros de su cuerpo percibí queaún estaba en blanco. Y diluyendo en confidencias el cansancio de nuestro amor,pidiome que vistiese su desnudez. Al día siguiente le dejé partir sonámbulo,trajeado con un poema gracioso y ligero que le cubrió muy bien en este tiempode canícula. Con el verso último le hice en el cuello una gasa impecable. Elíndice de la mano derecha llevaba un asonante de malaquita azul, asonante dedos adjetivos redondos: los aretes. ¡Siento que amaré tanto a Paisaje que leextenuaré, que se acabará conmigo y, para que ningún otro le toque, lecompondré un gran poema, cintura de castidad!


Centavos de biografía…
6
Estoy sobre el presente como sobre un puente,
Sobre un puente, como el presente.
(En el fondo, ¿qué me importa el río?)
¡Oh, Des Esseintes!
Mis veinte y tantos años se cansaron pronto
Con las cuatro estaciones, y hasta estar ronco
He insultado al sol.
Naturaleza insípida,
¿Por qué no nos inunda la Venecia invertida del cielo
Canalizada entre los techos de las casas?
La ciudad es un archipiélago.
Luz de acuario en el aire azul.
Un ligero desliz de nuestro pie despedazó nuestro garbo de Dios joven.
¡Ah, la poesía no puede ni servir de ligas
Y detener las medias lilas
De las incomparables piernas de mi novia!
¿Por qué no nos inunda la Venecia invertida del cielo?
¡He soñado tanto morir como Pedro de Valdivia,
A quien los indios saciaron su sed enorme de oro,
Llenándome la entraña con cielo derretido!


De pequeños poemas (1945-1964)

A Rafael Landivar…
[…]Mi alma, leal, en ti se acendra
Y fortifica, soledad. Despierto
Y muero al recuperar mi cuerpo.
Así te imaginaba, con ruinas y volcanes
Y una lluvia invisible en los cristales […]
[…] Ahora te sueño tan fuertemente
Que le saco los ojos a la noche.
Ansias de ciegos pozos olvidados
Encuentran con mi arado los luceros […]


De Arte poética (1960-1973)

LA REALIDAD no tiene realidad
La realidad es el deseo
Hace el deseo la realidad
Real la realidad torna el deseo
El deseo es la realidad
Vuelve la realidad sueño el deseo
Realidad o deseo del sueño
Sueño es la realidad del deseo
Y  deseo la realidad del sueño
Deseo sueño realidad espejo
De Narciso trifásico en su infierno.










miércoles, 1 de junio de 2011

Sobre un Pájaro Relojero (colección de poetas centroamericanos) [Salomón de la Selva]


A veces la casualidad nos lleva adescubrir intrigantes e interesantes cuestiones de la vida y la literatura,algo que probablemente todos sepamos de sobra. Hace poco me tocó a mí, pues,buscando en la biblioteca un libro de poesía, tratando de dar con un nombreconocido o al menos llamativo, para conocer un poco más del mundo literariopoético, di con una recopilación de poesía centroamericana.
El libro, según la sinopsis de lacontraportada, es “una muestra esencialde trece poetas centroamericanos”. Lleva el título de “Pájaro relojero”; la selección y el prólogo están hechos por MarioCampaña,  un ensayista y traductorecuatoriano. En él se comenta la influencia del modernismo de Rubén Daríoejercida en la poesía de la zona y se sitúa al nicaragüense como un espejo enel que los poetas de Centroamérica se miraban (y miran) para que la confianzaen las voces poéticas de Latinoamérica fuera latente y no se acobardara ante laoleada venida desde fuera, de Europa y Estados Unidos mayoritariamente, aunquesin perder ni negar los rasgos comunes que unen al pensamiento y al sentimientopoético del hombre, que no entiende de procedencias o estatus social.
Como no estoy acostumbrado ahacer reseñas (ni siquiera estoy seguro de que esta pueda considerarse comotal), me limitaré a exponer mi punto de vista sobre cada poeta incluido en larecopilación (en el prólogo se argumentan los motivos por los que no se le hadenominado  “antología”) y pondré aquíuna pequeña muestra, en forma fragmentos o poemas que considere, siempre bajomi humilde opinión, como los más llamativos y/o representativos de cada poetaincluido, agregando algún dato biográfico. De algunos de ellos estánseleccionados libros enteros y de otros sólo algunos poemas de toda su obra.
La edición ha corrido a cargo deGalaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, con la subvención del ministerio decultura español.
La lista de poetas incluidos (porsi alguien siente curiosidad y no tiene paciencia para esperar a que yo losvaya mencionando y dando mi opinión uno por uno, pues seguramente tarde algunosdías en leerme la colección completa) es: Salomón de la Selva (Nicaragua); LuisCardoza y Aragón (Guatemala); José Coronel Urtecho (Nicaragua); Pablo AntonioCuadra (Nicaragua); Joaquín Pasos (Nicaragua); Otto-Raúl González (Guatemala);Ernesto Mejía Sánchez (Nicaragua); Carlos Martínez Rivas (Guatemala); ClaribelAlegría (Nicaragua); Ernesto Cardenal (Nicaragua); Roque Dalton (El Salvador); AlfonsoKijadurías (El Salvador); e Isabel de los Ángeles Ruano (Guatemala).
Todos ellos, en mayor o menorgrado, compartían algunos rasgos comunes, tales como: un nivel intelectual alto;militancia en la lucha social de sus respectivos pueblos, eran como se dicetambién el prólogo: unos burgueses que por iniciativa propia se pasaron al ladodel pueblo trabajador y explotado; algunos de ellos se vieron obligados aemigrar de sus respectivos países; otros incluso fueron arrestados por lasdictaduras impuestas a mediados del S. XX en toda Latinoamérica y otros, comoRoque Dalton fueron asesinados por los mismos miembros de las organizacionesrevolucionarias en las que militaban. De todo esto, como se menciona en lacubierta del libro, nació en Centroamérica una poesía “libérrima, neorrealista, fresca, lúcida, universal y nacional a la vezy, sobre todo, brillantemente instalada en el presente”.
Espero que a quien lea estasentradas, que iré subiendo cuando pueda, al menos se le despierte el interéspor conocer una poesía si no diferente, sí distinta, y de la que estoy seguroque algo aportará a los lectores habituales y no tan habituales de poesía. Yoespero que con esta influencia, descubierta un poco tarde, pueda enriquecer milenguaje poético… algo totalmente necesario.


El primero de los poetasincluidos es Salomón de la Selva(Nicaragua, 1893-1959). En esta colección se incluye íntegramente su segundolibro de poemas “El soldado desconocido”publicado en México en el año 1922 (el primero lo publicó en Estados Unidos, eninglés, con el título “Tropical Town andOther Poems”).
Era hijo de un abogado liberal quehabía sido encarcelado por la dictadura conservadora en la que vivieron.Después emigró a Estados Unidos con ayuda de una beca, concedida por el mismodictador al conocer su potencial intelectual. Allí estudió en el Williams College,donde más tarde ejercería como profesor de español. Se integró con facilidad enel círculo poético de Nueva York. Durante la primera guerra mundial luchó conel ejército británico y fue este hecho el que inspiró el libro incluido en larecopilación, como se verá a lo largo del mismo, pues hay muchas alusiones a lavida en el combate (casi todos sus poemas hablan de esto), como la soledadinevitable al verse en tierras desconocidas, con gente desconocida con la quecompartía su día a día; la añoranza por su tierra natal y la paz que esta lesugería estando en una guerra ajena; la nostalgia del amor y la amada dejadosatrás y también, de forma latente, se deja ver su fe religiosa, la que para migusto es, a veces, un poco exagerada, aunque en su situación es comprensible el“encomendarse” al creador o al salvador, para no darlo todo por perdido.
Ya en su juventud estuvo ligadoal movimiento sindicalista de Estados Unidos y tiempo después volvería aNicaragua, donde militaría como partidario de Sandino. Después se estableceríaen México, hasta su muerte. Allí tuvo influencia en la política mexicana, comoasesor, junto a su hermano, del presidente Miguel Alemán Valdés.
A su libro “El soldado desconocido” se le ha considerado como el iniciador dela “otra vanguardia” (según el poetamexicano José Emilio Pacheco), una corriente realista originada en la nuevapoesía norteamericana. Según Octavio Paz este libro fue novedoso en laliteratura hispanoamericana por mostrar con él “la primera guerra vista y vivida”.
Su poesía es directa, sin adornosinnecesarios; una poesía fácil de leer pero con un mensaje muy profundo que noshace meditar sobre la inutilidad de las guerras y la necesidad natural desentirnos amados y en paz con nosotros mismos y con los que nos rodean, a pesarde, como ya he dicho, su patente religiosidad podemos sentirnos (los que notengamos unas creencias religiosas tan marcadas) bastante identificados con suangustia vital y toda la nostalgia y el dolor que ésta supone.
Para hacernos una idea global detoda su obra poética, podemos tener en cuenta las palabras del historiador dearte nicaragüense Jorge Eduardo Arellano, quien afirma que Salomón de la Selva abandonósu inicial tendencia de avanzada para inscribirse en la tradición neoclásica decantar los valores éticos y culturales. De ahí su preocupación por formular unarquetipo de hombre, de poeta verdadero, fusionándose en toda su obra tresculturas: la clásica (griega y latina), la cristiana desde lo más antiguo a lomás moderno y la indígena americana, fundamentalmente vivida".
Aquí dejo los tres  poemas que seleccioné de “El Soldado desconocido”:

LABALA
La bala que me hiera
Será bala con alma.
El alma de esa bala
Será como sería
La canción de una rosa
Si las flores cantaran,
O el olor de un topacio
Si las piedras olieran,
O la piel de una música
Si nos fuese posible
Tocar las canciones
Desnudas con las manos

Si me hiere el cerebro
Me dirá: Yo buscaba
Sondear tu pensamiento.
Y si me hiere el pecho
Me dirá: ¡Yo quería
Decirte que te quiero!


CAMOUFLAGE
Parece que hace siglos
No me miro al espejo,
Y en los ojos de los vivos
Por vergüenza no puedo,
Y no reflejan nada
Los ojos de los muertos

Debo de haber cambiado de cara:
Debo de tener hundida la frente;
Mis labios deben de ser una solalínea recta;
Debo de tener los ojos como dosalfileres.
¡El apego a la vida me debe dehaber mudado
Para que cuando me busque no meconozca la muerte!


CANTAR
Una canción suave, una dulcecanción,
Todo el santo día me llenó delágrimas el corazón.

Una canción suave como son lasplumas
Que andando caminos a veceshallamos:
¡A saber de qué alas sería,
Si de ángel o de pájaro!

Una canción suave, una bellacanción
Sin palabras, sólo con profundosjúbilos del corazón.

Paz que llevo dentro, paz quetodavía
Sabes  hacer música y la haces en mí:
¿Verdad que la guerra es mentira?
Las balas, silbando, responden:¡Sí… sí…!

***

(Información biográfica y comentarios de escritores y estudiosos tomados de: http://www.dariana.com/Panorama/PTeorico/de_la_Selva_teorico.html#anchor1658363, la wikipedia y el prólogo del libro)


Mírame y mírate


Mírame y mírate
No a la cara
No a tu piel de mármol
Ni a los restos
De sangre negra sobre la mía

Mira sólo la máscara
La apariencia disimulada
Que hay detrás 
De las risas que no escuchamos 
Y los gestos
Que ignoramos

Mira tu futuro y mi pasado
Dicotomías más allá de un calendario
Contradicciones que un día fueron
El agua dulce donde bañé mi sed
Anécdotas que para ti eran tardes
Con las que disimular
El descanso productivo de la alegría
Esa alegría que jamás se borra

Llamarlo juego es darle nombre
A lo que nunca lo tendrá
Dejemos que el silencio decida
Aunque no falten las palabras

Pero mírame y mírate
Más allá del calor y el sudor
De nuestras ganas

Pero no me digas lo que ves
Porque sé que nada es real.