martes, 7 de junio de 2011

De pájaro relojero... turno de Luis Cardoza y Aragón


El segundo poeta que aparece enla recopilación es Luis Cardoza y Aragón(Guatemala 1904-1992). Se le considera uno de los fundadores, oafianzadores, de la vanguardia poética latinoamericana después de Ruben Darío y a la par que De la Selva. Nació en la ciudad deAntigua Guatemala. De joven viajó a Francia y se estableció allí, dondeestudió, además de medicina (carrera que abandonó), sobre distintas culturasprecolombinas. Se le reconoce como uno de los militantes centroamericanos másfieles de la izquierda de aquella época. Volvió a Guatemala después de haberescrito en Francia sus primeros trabajos. El más destacado, su primer poemario“Luna Park”; además de escribir “Fez, ciudad santa de los árabes” tras un viajea Marruecos.
En Guatemala, tras el ascenso ala presidencia de Juan José Arevalo, con el triunfo de la revolución campesinay obrera de 1944; ejercería como una eminencia de la cultura, fundando ydirigiendo una revista, además de fundar también la Casa de la Culturaguatemalteca; después ejercería como embajador en países como Noruega, Suecia,Francia y unos años después de Colombia y Chile. Sobre la revolución y elderrocamiento del dictador Jorge Ubico en 1944 escribiría “Guatemala, las líneas de su mano”. En 1954 tras una ofensiva,respaldada y apoyada por la CIA, el gobierno socialista, entonces dirigido por Jacobo Arbenz, sería derrocado tras unosbombardeos en la capital. Aragón tendría que exiliarse en México ya hasta sumuerte. Se le prohibió volver a Guatemala. En la década de los ochenta inclusose le acusó de ser el líder intelectual de las guerrillas. Tras su exilio, enGuatemala se le rindieron tributos y le premiaron con distintos galardones, porsu labor en el ámbito cultural. También en México recibió la más alta condecoraciónotorgada a un extranjero, el “ÁguilaAzteca”. En su exilio escribiría sobre todo ensayos. En muchos de ellosrecuerda sus años de militancia y constata que siempre se mantendría fiel a susideales, en honor a sus compañeros caídos en manos de las dictaduras militares.
En cuanto a su poesía, como es deesperar, su biografía influye bastante. Tras sus primeros inicios con unapoesía menos nacional, o regional, acabaría decantándose por dejar ver susraíces, a pesar de lo que esto supusiera con respecto a los lectores fuera deLatinoamérica. El  humor, el surrealismoy el absurdo se mezclan en sus línbeas. Escribió: “¿Comprenderán bien mi pensamiento los españoles? Para ellos ladificultad es doble: ¡Hablan tan mal el idioma hispanoamericano!”.
Sobre su militancia en laizquierda apoyando a los gobiernos socialistas y su forzado exilio, por el quetuvo, tal vez, la suerte de sobrevivir a pesar de dejar atrás a quienessufrieron el castigo de los gobiernos militares, por ser los supuestos “guerrillerosdel intelecto”, sus compañeros de ideología y profesión también escribiríareiteradamente. Por ejemplo, en uno de sus poemas se puede leer: “Llegué tarde para charlar con los hermanos/Sordos estaban y hablaban otra lengua/ […] Nacieron tumbas/ y el becerro cebadotuvo nietos”. También sobre la imposibilidad de volver a su patria,escribió: “Deja lo que no tienes nitendrás./ No hay casa, ni patria, ni mundo./ Somos de otra parte./¡Al carajo!”.
En esta recopilación se incluyeíntegramente su libro “Maelstrom. Filmstelescopiados”, su segundo poemario, escrito 1926, cuando aún estaba enFrancia.
Lo primero que llama la atenciónes el contraste estilístico con De laSelva. No estoy acostumbrado a leer prosa poética y reconozco que,  en una primera lectura, el lenguajeenrevesado y las imágenes superpuestas complican un poco la lectura. Pero unoacaba habituándose y sobre todo, acaba valorando el enorme valor poético de lahistoria que nos cuenta. Habla de una historia de amor, de exilios, dedesesperación, nostalgia, confusión… con un tono surrealista. Yo definiría elestilo de este libro, si se me permite, como “leer” las pinturas de Dalíaderezadas, quizá, con la fantasía de Henry Miller. Aunque lo más sensato es atendera las palabras del propio poeta, cuando dice que su trabajo tiene “un pie en Lautréamont, el otro enLaforgue”. Aunque del segundo apenas he leído poemas sueltos, del primeroquizá en lo caótico y a veces decadente de las líneas, se puedan encontrarsimilitudes entre Maelstrom y  los “Cantosde Maldoror”.
De todas formas, no todo es prosapoética, pues también entre relato y relato va mezclando poemas en verso quelos protagonistas dedican a sus amores perdidos o los añorados, o a ellosmismos; lo cual hace la lectura más interesante, aunque nunca pierde lacomplejidad y, con el más mínimo desliz de atención, se puede perder el sentidode lo leído, algo que, sin que moleste, hace que se tenga que volver atrás yreleer. Es un libro interesante, con el que la impresión más clara que se tiene,es que se tendrá que volver a leer de nuevo, porque valdrá la pena.
También se incluyen poemas deotros libros, como “Pequeños poemas” o “Arte poética”. Escritos en un modo más“tradicional”, pero el lenguaje y el mensaje siempre quedan claros y nuncapierden la esencia. Su lectura resulta igual de amena y compleja, lo cual creacomplicidad y despierta el interés por leer las obras completas.
Aragón tiene un lenguaje y unestilo muy original, de los que hacen que la atracción por la poesía crezca.
A continuación dejaré muestras defragmentos de sus poemas en prosa de “Maelstrom” y de los poemas incluidos delas otras dos obras seleccionadas para "Pájaro relojero"


De Maelmstrom. Films telescopiados.

 Biografía de un paisaje…
… Antes de que le amara, Paisaje se abrió en mi ventana: abanico en mimano. Después, en el lecho, se agitó lascivo entre mis brazos, sirena sabia,bajo la ducha de mi lámpara. Besándole todos los poros de su cuerpo percibí queaún estaba en blanco. Y diluyendo en confidencias el cansancio de nuestro amor,pidiome que vistiese su desnudez. Al día siguiente le dejé partir sonámbulo,trajeado con un poema gracioso y ligero que le cubrió muy bien en este tiempode canícula. Con el verso último le hice en el cuello una gasa impecable. Elíndice de la mano derecha llevaba un asonante de malaquita azul, asonante dedos adjetivos redondos: los aretes. ¡Siento que amaré tanto a Paisaje que leextenuaré, que se acabará conmigo y, para que ningún otro le toque, lecompondré un gran poema, cintura de castidad!


Centavos de biografía…
6
Estoy sobre el presente como sobre un puente,
Sobre un puente, como el presente.
(En el fondo, ¿qué me importa el río?)
¡Oh, Des Esseintes!
Mis veinte y tantos años se cansaron pronto
Con las cuatro estaciones, y hasta estar ronco
He insultado al sol.
Naturaleza insípida,
¿Por qué no nos inunda la Venecia invertida del cielo
Canalizada entre los techos de las casas?
La ciudad es un archipiélago.
Luz de acuario en el aire azul.
Un ligero desliz de nuestro pie despedazó nuestro garbo de Dios joven.
¡Ah, la poesía no puede ni servir de ligas
Y detener las medias lilas
De las incomparables piernas de mi novia!
¿Por qué no nos inunda la Venecia invertida del cielo?
¡He soñado tanto morir como Pedro de Valdivia,
A quien los indios saciaron su sed enorme de oro,
Llenándome la entraña con cielo derretido!


De pequeños poemas (1945-1964)

A Rafael Landivar…
[…]Mi alma, leal, en ti se acendra
Y fortifica, soledad. Despierto
Y muero al recuperar mi cuerpo.
Así te imaginaba, con ruinas y volcanes
Y una lluvia invisible en los cristales […]
[…] Ahora te sueño tan fuertemente
Que le saco los ojos a la noche.
Ansias de ciegos pozos olvidados
Encuentran con mi arado los luceros […]


De Arte poética (1960-1973)

LA REALIDAD no tiene realidad
La realidad es el deseo
Hace el deseo la realidad
Real la realidad torna el deseo
El deseo es la realidad
Vuelve la realidad sueño el deseo
Realidad o deseo del sueño
Sueño es la realidad del deseo
Y  deseo la realidad del sueño
Deseo sueño realidad espejo
De Narciso trifásico en su infierno.










1 comentario:

  1. Al entrar hoy a visitar tu blog, he descubierto varios poetas. Eso no suele ocurrir, menos que sean tan especiales, que incluso me parecen complementarios.
    Gracias.

    ResponderEliminar