jueves, 28 de julio de 2011

Angustia


La belleza me asusta
Me duele el placer


Si nos quieren bellos
Desfiguremos nuestros rostros

Si nos quieren muertos
Vivamos y cantemos

Que nuestra tristeza sea
Sólo el equilibrio
Que necesita la ilusión
Para no consumirse 
En su propio fuego


Buenas noticias... y algo de rock y post-rock.




Escuchando rock and roll; sin estar seguro de a quién hacerle caso, si a los que lo dan por muerto, disecado en unos cuantos discos de grupos clásicos, (quienes además se han aventurado a inventar un estilo nuevo, una especie de sinfonía del funeral del rock and roll, para que no quedaran dudas de su muerte); o a los que mantienen la ilusión por ese estilo musical y lo claman como inmortal, eterno, místico, como una filosofía, el sustento de su fe.
Yo me limito a escuchar las progresiones de los acordes, las melodías bailables, nostálgicas, divertidas. No puedo hacer nada más. Fumar, beber y escuchar, hasta que P. vuelva, con buenas o malas noticias. Todo vale, mientras se mate esta incertidumbre. Lo realmente importante es que ella haya podido encontrar algo. Llevamos casi un día entero sin meternos nada y la situación empieza a ser insoportable. Si no fuera por la radio, probablemente estaría rompiendo cosas y maldiciendo, aunque no sé por cuánto tiempo más resistiré sin hacerlo.
P. tendría que haber vuelto ya. Sólo tenía que rogar por que le fiaran, no podía llevarle mucho tiempo. En el peor de los casos tendría que follarse a alguno, o algunos, pero eso tampoco podía llevarle demasiado tiempo. Ya llevo horas  escuchando programas de rock, jazz y blues. Quizás esos cabrones la hayan convencido para que se quede allí. Entre camellos no le faltará la mierda. Le habrán dicho que pase de mí y de mi pobreza, ofreciéndole caballo y sexo. Deberían saber que ni P. ni yo tenemos ya lo que se considera apetito sexual. Los orgasmos nos vienen sólo tras los pinchazos. Ella se los folla porque no hay dinero, ni lo habrá en mucho tiempo. Pero el mono nunca falta. A mí no me importa lo que haga, me importa que venga cargadita de droga. Es libre de decidir cómo conseguirla. En alguna ocasión a mí me ha tocado pelear con algún imbécil e incluso apuñalarlo, o amenazar con hacerlo. Ambos hacemos lo que podemos, o lo que no tenemos más remedio a hacer.
Los camellos pueden prometerle una adicción más tranquila, pero no saben que ella es incapaz de abandonarme. Yo tampoco lo haría. La gente que sólo se preocupa por el dinero y el sexo se acomoda y se olvida de los verdaderos sentimientos, las sensaciones límite, extremas. Puedo asegurar que no hay nada más extremo y reconfortante que pincharse heroína al lado de quien estás enamorado. Como P. y yo.
Sigue sonando el puto rock and roll, pero ya no me importa, ni siquiera podría decir si me gusta o no. Ella acaba de abrir la puerta. Le brillan los ojos, está más guapa que nunca. Me sonríe y adivino que trae buenas noticias.

viernes, 22 de julio de 2011

Disparos


¿Quién apretó el gatillo? Se dice que no fuiste tú, aunque empuñaras el arma ¿Cómo podrías, si no eres más que la nube de polvo que levantan tus botas sobre la arena?

Se dice que no fuiste tú, aunque apuntaras con rabia hacia la paz que nunca ha sido más que una excusa; como la lluvia: ese amor al que veneramos detrás de un cristal blindado con reflejos ajenos, o debajo de un techo camuflado de selva milenaria arrasada por un fuego azul.

Se dice que no fuiste tú, aunque te acusaras con orgullosa calma, gritando: Soy un color, nací sin forma, llevo sobre mí el peso de la historia ¿Por qué he de escuchar, hasta comprender, chillidos y llantos y quejas y súplicas y promesas que me hagan sospechar que puedo ser uno más de ellos?

Se dice que no fuiste tú, e intento creerlo; creer al menos que sólo obedecías órdenes… Pensar que no fuiste tú, como tampoco fui yo quien disparó letras, hasta masacrar almas reciclables de papel; almas menos reales que tus balas; papel tragado por la tierra, como los huesos de los que cayeron cuando disparabas.

jueves, 14 de julio de 2011

Se va


Se va y no sé si puedo decir nada más. Se va como se va el invierno, sobre un lecho de frío derretido y gotas; gotas de vida mantenida apenas, de ésa que sólo deja un rastro, una efigie que avanza en el firmamento de la memoria, una imagen evocada sin aviso previo, un azote de sensaciones que advierte que el dolor es una señal de lo que vendrá, como las nubes que templan el verano cuando descargan rabia, luz, belleza y ruido. Lo que viene se va; el egoísmo obliga a aceptarlo, nos empuja a ello. Ella se va y yo vuelvo a sentir que la rutina nunca lo hizo, vuelvo a creer que en la lucha siempre se está solo, aunque la esperanza nos rodee, como ahora lo hace.

lunes, 11 de julio de 2011

¿Dónde estabas?


La espera es una araña recorriéndome la nuca
Y la esperanza, los restos de esa araña destripada entre mis dedos

¿Dónde estabas
 Cuando te necesitaba?

La lucha es un gato, maullando a medianoche
Que la victoria llegará cuando nadie duerma y todos lo escuchen

¿Dónde estabas
Cuando te necesitaba?

La soledad llena las plazas y promete acuerdos de masas
Mientras la tristeza va y viene entre cantos y gritos ininteligibles

¿Dónde estabas
Cuando te necesitaba?

Los tragos son moscas inundándome
Que van de la botella a mi esencia, sin hallar diferencias entre su ácido olor y mi desolación

¿Dónde estabas
Cuando te necesitaba?

La solidaridad murió y ha vuelto a nacer, deformada
Arrasada por la onda expansiva del individualismo radioactivo -la misantropía moderna y su fuerza nuclear-

¿Dónde estabas
Cuando te necesitaba?

Cuando me vigilaban cámaras en cada esquina de mi perdición
La perdición que pudo haber sido tuya, si no hubieras elegido ese otro rumbo, con un supuesto destino prefijado...

¿Dónde estás
Hoy que te necesito?

martes, 5 de julio de 2011

De pájaro Relojero. José Coronel Urtecho


Después de un largo letargovuelvo a subir una entrada relacionada con el libro de poetas centroamericanos “Elpájaro relojero”. Como las anteriores entradas me han parecido hasta a mí unpoco pesadas, intentaré ahora ser más claro y me limitaré a usar datosbiográficos que aparezcan en el prólogo del libro, aunque de algunos autoresapenas se menciona nada.
Ahora toca el turno de José Coronel Urtecho (1906-1994). Nicaragüense,iniciador del movimiento de vanguardia,muy influyente en la poesía posterior de su país y de Latinoamérica. Se formóen California, donde se empapó de la poesía estadounidense y europea. Al volvera Nicaragua vio que la escena poética nacional necesitada de cambios. Variospoetas que aparecen en este libro, entre otros, le tomaron como guía (P.A. Cuadra,E. Cardenal, C. M. Rivas… etc.). Llevó a su país, e incluso tradujo, muchapoesía norteamericana y francesa. Ésos jóvenes fortalecieron el movimiento devanguardia y son considerados los poetas más grandes de su país.
Urtecho decía que nunca escribiópoesía para libros, ni libros de poesía. Su obra se recoge en “Pol-la d’Anánta, Katánta, Paránta. DedójmiaT’élson” que viene de una expresión onomatopéyica griega, tomada de Homero,que significa “y por muchas subidas ybajadas y veredas, por fin llegaron”. Expresión que resume el espíritu dela poesía: un camino tortuoso y difícil, pero desde el que al final se llega.En esa frase queda demostrada su tendencia a la renovación poética. Con sunegación a ser un poeta más o escribir la poesía de siempre, moldeó la actitudde la siguiente generación de poetas nicaragüenses.
El movimiento de vanguardia publicósu primer manifiesto en 1931, en el que criticaban el cosmopolitismo de lasvanguardias; buscando una nueva perspectiva de la literatura nacional, apoyandoel nacionalismo y las tradiciones de su tierra y su pasado.
Políticamente Urtecho se movió enpolos opuestos. Fue diputado y ministro de educación en la dictadura de Somoza,pero luego apoyó al movimiento revolucionario Sandinista, con una actitud caside arrepentimiento por su pasado. Esto se puede leer en su poema “Conversación con Carlos”, en el quenarra su encuentro con Carlos Fonseca Amador, líder del movimiento Sandinista. Enese poema se muestra la actitud de arrepentimiento por su pasado Somocista, porejemplo cuando dice: “usted –así medijo- es el culpable después de Somoza dela desgracia del país con lo que me sentí, comprenderán no tanto heridocomo alumbrado, deslumbrado por el rayo”.
Estilísticamente se le considera,y se puede comprobar al leerle, el gran renovador de la poesía centroamericana.Es como si se unieran el lenguaje coloquial de De la Selva y el cosmopolitismoe intelectualismo de Cardoza y Aragón, añadiéndole un toque humorísticosarcástico personal (leer “brevebiografía de mi mujer”). Sobresale la crítica política y social que puedeverse en su prosa poética. Además queda patente ese espíritu innovador, pues nosigue estructuras poéticas tradicionales.


De Pol-la d’Anánta,Katánta, Paránta. Dedójmia T’élson (1970)

Autorretrato
Cuando al mirarme en el espejo
Veo en mi cara la de mi padre
Absurdamente tengo miedo.

Ritornelo
Como la marea
Cuando se retira
Como la marea

Como una campana
Que suena lejana
Como una campana

Como una guitarra
Colgada de un clavo
Como una guitarra

Como un chunche viejo
Vivo arrinconado
Como un chunche viejo
                       

No volverá el pasado (fragmento)
No volverá el pasado

Ya todo es de otro modo
Todo de otra manera
Ni siquiera lo que era es ya comoera
Ya nada de lo que es será lo queera
Ya es otra cosa todo
Es otra era

Es el comienzo de una nueva era
Es el principio de una nuevahistoria
La vieja historia se acabó, ya nopuede volver
Ésta, ya es otra historia

Otra historia distinta de lahistoria
Otra historia contraria de lahistoria
Precisamente lo contrario de lahistoria
Precisamente lo contrario delpasado

No volverá el pasado
Precisamente es el pasado lovencido
Precisamente es el pasado loabolido
Precisamente es el pasado loacabado
Ya el pasado realmente ha pasado

Paneles de infierno (fragmento)
¿Qué fue del frío filibusteroparanoico robador de países
Elmalaventurado aventurero de Tennessee fracasado en           
   Sonora inadaptado en Californiaque por poco les
   roba Nicaragua a democráticos y legitimistaso li-              
   berales y conservadores que entre sí semataban por
   explotar al pueblo nicaragüense
El primernorteamericano que vio a Nicaragua el país
   El gobierno la tierra como negociosubsidiario de
   Los negocios norteamericanos
El primeresclavista racista imperialista norteameri-
   cano que intentó en Nicaragua implantar elnegocio
   de esclavos negros importando la esclavituddel Sur
   de Norteamérica previa eliminación de losnicara-
   güenses indios y mestizos pero no pudo conel pue-
   blo de Nicaragua Costa Rica Honduras ElSalvador y
   Guatemala
Quién sabe ahora en Nicaraguadónde se ocultan todos los
        fugitivos del régimen genocida adónde fuerona pa-
        rar qué hacen ahora para escapar de lajusticia re-
        volucionaria cuando ya ni se atreven aprotegerlos
        sus anteriores protectores que hoy aparentanaver-
        gonzarse de la peor de las dictadurasdinásticas de
        América?
Todos están en el infierno de lahistoria

viernes, 1 de julio de 2011

William Took


“La droga es el productoideal...La mercancía definitiva. No hace falta literatura para vender. Elcliente se arrastrará por una alcantarilla para suplicar que le vendan…”
William Burroughs.


William Took es voluntario en unaclínica de desintoxicación. (Se gana la vida dirigiendo una editorial pequeña,en la que publican poesía y narrativa con buen criterio, ya que tienen unmercado, aunque discreto, fiel y suficiente, y pueden permitírselo). En laclínica su función se limita a mantenerse en la recepción, lo que le evitapresenciar algunas escenas escabrosas, aunque no todas, y le deja (a veces leobliga a) tomar contacto con la mayoría de pacientes. Lo que supone para Willun verdadero espectáculo de sufrimiento y placer llevados al extremo. Espectáculobastante inspirador a la hora de buscar ideas para escribir.
Ha visto a médicos venderleheroína a los yonkis. Ha visto a moribundos amenazar de muerte a un colgado queles debe dinero, o se ha tirado a su mujer, o se lo ha tirado a él. Le hanofrecido putas por droga y droga por putas. Aunque éstas también suelen seryonkis y la mayoría de mujeres en ese estado apenas se diferencian de loshombres.
Él intenta no dejarse llevar porel mercado que se mueve dentro de la clínica, no porque sea ilegal, sino porquetiempo atrás él había estado a punto de engancharse. Pudo dejarlo pero no sabíapor cuánto. Es consciente de lo fácil que es hacerse adicto, sobre todo estandoen contacto casi a diario con todo tipo de drogas. No está seguro de hasta quépunto haber elegido hacerse voluntario en la clínica es más por atracción hacialas drogas que por un altruismo puro. Teme caer, porque sabe demasiado bien loque es estar jadeando de placer, con el caballo recorriéndole entero, desde lanuca hasta las piernas. Puede ver esa sensación transmitida desde los pálidos yhuesudos cuerpos de los pacientes de la clínica. Puede ver en sus ojos en quéfase del cuelgue o del mono están. Lo recuerda, pues conoce casi todos losestados por los que se pasa, desde el chute, como inicio del alucine, hasta lacercanía a la perdida de la conciencia. Por eso no sabe por cuánto mássoportará una vida sin heroína. Ya que no se engaña a sí mismo, no le importanni la cocaína, ni el speed, ni cualquier otra supuesta droga dura.
Es como si jugara a poner aprueba su resistencia entre jeringuillas, agujas, metadona y demás demonios,incluidos algunos pacientes, dispuestos a penetrarle hasta lo más hondo de suconciencia o de su cuerpo. Quizá sea ese peligro que corre, esa tentaciónadictiva, lo que hace que no se plantee dejar por una larga temporada elvoluntariado en la clínica. No lo tiene claro.
Por ahora, en el tiempo libre quele dejan los pacientes y sus delirios, se dedica a leer poesía y a escribirlacuando no hay nadie mirando. Nadie que pueda descifrar que la nostalgia que seoculta detrás de sus versos no es más que la tentación por volver a probar unpoco de esa mierda que tanto placer da. Ni el sexo crea tanta dependencia. Parecementira, piensa Will mientras ve como dos enfermeros cargan con otro muerto desobredosis sobre una camilla y se lo llevan en una ambulancia. Uno más de esosque acabará en un tanatorio sin visitas y sin dejar apenas rastro de quién fue antesde sacrificar su vida por el placer puro que sólo esa basura puedeproporcionar.
Bendita seas, escribe Will, ydeja el cuaderno y el bolígrafo para salir a fumar marihuana a la calle eintentar olvidar otra vez las ganas que le corroen las entrañas.

Su secreto es no dar una batalla por perdida


Su secreto es no dar una batalla por perdida
Usan como arma el intelecto de las palabras
Que cohesionan Razones en la lucha

Saben que el fulgor de los ideales
Cicatriza las heridas

La desigualdad hizo que gritaran
Lo que ante el tiempo permanece imborrable
Aunque la misión de los otros sea crear olvido

Paz, cantan, y el eco de las bombas
Marca el compás de su alegría
-Esa alegría que no se marchita-

Se tatúan Valor en las entrañas
Para camuflar el dolor de cada golpe recibido
En forma de mordisco, por los perros guardianes
De la riqueza creada para ser robada

Libertad es el nombre del barco
Al que los otros intentan hundir con metrallas
Mientras avanza camino al silencio
Sobre un océano de rejas y calabozos

La sangre derramada sobre el pavimento del confort
Es el único testigo
De que aquí y allí un Espíritu de mil espíritus
Lucha sin temor
Por mantener en la vigilia encendido el fuego
Rebelde que aviva los sueños
De Justicia.