jueves, 14 de julio de 2011

Se va


Se va y no sé si puedo decir nada más. Se va como se va el invierno, sobre un lecho de frío derretido y gotas; gotas de vida mantenida apenas, de ésa que sólo deja un rastro, una efigie que avanza en el firmamento de la memoria, una imagen evocada sin aviso previo, un azote de sensaciones que advierte que el dolor es una señal de lo que vendrá, como las nubes que templan el verano cuando descargan rabia, luz, belleza y ruido. Lo que viene se va; el egoísmo obliga a aceptarlo, nos empuja a ello. Ella se va y yo vuelvo a sentir que la rutina nunca lo hizo, vuelvo a creer que en la lucha siempre se está solo, aunque la esperanza nos rodee, como ahora lo hace.

15 comentarios:

  1. Hace olor a lluvia y a melancolía, hace poco he escrito sobre esto. Un saludo desde luz y penumbra :)

    ResponderEliminar
  2. La lluvia nos empapa de ideas... nostalgia, deseo, luces y sombras... lo tiene todo. Estaré atento a tus escritos. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Difícilmente cuando algo se nos va logramos articular palabra o acomodar un pensamiento, y es cierto que todo cuanto viene, tarde o temprano, se va. El primer verso me atrapó e hizo que me anticipara a una excelente lectura. Eso me encantó, Allan:

    "un azote de sensaciones que advierte que el dolor es una señal de lo que vendrá, como las nubes que templan el verano cuando descargan rabia, luz, belleza y ruido."

    Hay en tus letras belleza, delicadeza, agudeza y una melancolía tan divina que se enreda en los sentidos placenteramente.

    Un gusto leerte, paisanito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta. Por la brevedad y por lo que llenan las palabras. Un beso :)

    ResponderEliminar
  5. Liz... es cuestión de saber aprovechar ese período de tiempo en el que lo que llega, se queda, por corto que pueda ser. Aunque de esto me (nos) de(mos) cuenta casi siempre tarde.
    Muchas gracias por tus palabras, paisana... comentarios como éste también son un gusto leerlos.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Sara... A veces no son necesarias muchas palabras para expresar lo que se quiere... si llenan, ya ha valido la pena.
    Un beso y gracias por pasarte ;)

    ResponderEliminar
  7. Se va o no... vive el momento, atesóralo, disfrútalo, vívelo y seguramente perdure sin que apenas lo percibas.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Disfrutar el presente, aquí y ahora... de eso se trata, aunque a veces cueste darse cuenta.
    Gracias por el comentario y el consejo, "respirando entre palabras".
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. hoy pase mas temprano,veo que no te ha gustado,mi comentario...eres dueño de elegir a quien si y a quien no!
    solo te dejo un abrazo enorme!feliz día del amigo POETA!
    un abrazo,
    gracias!
    lidia-la escriba

    ResponderEliminar
  10. Hola Lidia... no sé a qué comentario te refieres... no elijo quién comenta... estoy en contra de cualquier tipo de censura. Además intento responder a todos los comentarios... no sé a cuál te refieres.
    Un abrazo para ti también y gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  11. estamos solos en la lucha del tiempo, y la esperanza es un harapo de lujo, casi inútil. Todo se va, hay un punto en el que sabemos que nadie puede acompañarnos. Besos

    ResponderEliminar
  12. Creer que no siempre se está solo, aunque la sensación y la compañía sean pasajeras, creo que no es algo malo.
    Quizá la esperanza sea un harapo, pero alguna utilidad tendrá... sobre todo en el invierno del alma.
    Un beso grande, Claudia.

    ResponderEliminar
  13. SABES QUE ME ENAMORAS EL ALMA CON CADA COSA QUE ESCRIBES SABES QUE SIGO AQUI....

    ResponderEliminar
  14. Yo equiparo la esperanza con el instinto de supervivencia. Nos es imprescindible para seguir avanzando. Esperar “ALGO” es tener capacidad de lucha. La esperanza es una fuerza que impide rendirnos y nunca, hay que considerarla como una garantía.

    Daniella, es verdad, Allan con su pensamiento escrito enamora el alma.

    Saludos para todos y un abrazo para ti Allan.

    ResponderEliminar
  15. Daniella... muy bonito lo de enamorar el alma, quizá sea ese el amor más profundo, un amor casi espiritual... aunque a veces se queda en palabras. ¿Quién confía ciegamente en los sentimientos? No digamos ya en las palabras que intentan expresarlos...
    Un beso y gracias ;)

    Mondina... completamente de acuerdo. Es necesario anhelar algo, para que la vitalidad se mantenga y no decaigamos. Para unos más que otros, la caída, la desolación, la apatía... está cerca. La ilusión/esperanza, nos mantiene en pie.
    Un abrazo para ti también :)

    ResponderEliminar