viernes, 1 de julio de 2011

Su secreto es no dar una batalla por perdida


Su secreto es no dar una batalla por perdida
Usan como arma el intelecto de las palabras
Que cohesionan Razones en la lucha

Saben que el fulgor de los ideales
Cicatriza las heridas

La desigualdad hizo que gritaran
Lo que ante el tiempo permanece imborrable
Aunque la misión de los otros sea crear olvido

Paz, cantan, y el eco de las bombas
Marca el compás de su alegría
-Esa alegría que no se marchita-

Se tatúan Valor en las entrañas
Para camuflar el dolor de cada golpe recibido
En forma de mordisco, por los perros guardianes
De la riqueza creada para ser robada

Libertad es el nombre del barco
Al que los otros intentan hundir con metrallas
Mientras avanza camino al silencio
Sobre un océano de rejas y calabozos

La sangre derramada sobre el pavimento del confort
Es el único testigo
De que aquí y allí un Espíritu de mil espíritus
Lucha sin temor
Por mantener en la vigilia encendido el fuego
Rebelde que aviva los sueños
De Justicia.

8 comentarios:

  1. Hay que tener ese "Espíritu de mil espíritus"para mantener vivo el fuego de los sueños que reclaman justicia. MONUMENTAL POEMA. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. 'Se tatúan Valor en las entrañas Para camuflar el dolor de cada golpe recibido En forma de mordisco, por los perros guardianes De la riqueza creada para ser robada'. Esta ultima frase puede resumir lo q ocurre y lo q esta por llegar tras haber recobrado la visión. Magnifico. Has encontrado esa web de poemas de la que te hable?

    ResponderEliminar
  3. claudia... tenerlo y cuidarlo para conservarlo. Nunca rendirse... gracias. Abrazos!

    ersebeth... ocurre y lleva ocurriendo mucho tiempo, no reduzcamos la desigualdad y la injusticia a los hechos presentes. Todo es una consecuencia de algo que ha pasado. Aquí y donde sea.

    Aún no he visto el blog, pero ya estoy abriendo una nueva pestaña para buscar. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Grande Nalla, me encantó. Uno de los mejores que te he leído.

    Salud.

    ResponderEliminar
  5. Pati... me alegro de que te guste, gracias por pasarte.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola Allan. Hoy voy a secuestrar tu poema para mi blog.

    Cada verso es una afirmación vital. Cada verso es un trabajo de reflexión. Cada verso es un ejercicio de optimismo ante la adversidad. Cada verso es una perla de este gran y magnífico collar reivindicativo.

    Aunque a veces solemos tener la terrible memoria de los vencidos pegada como una losa que no nos deja respirar, hay que plasmar versos que abran una brecha de luz de cara al deseo o a lo imaginable, lo deseable, y este atisbo nos hace sentir un aliento fresco de aire, que como tus palabras, nos ayudan a caminar por el pesado sendero de una tierra sometida y nunca comprendida.

    Hacen falta cantos de coraje, y el tuyo es uno de ellos.

    ResponderEliminar
  7. Mondina... encantado de que lo secuestres, es un honor.
    La vitalidad y la reflexión son el alma de las reivindicaciones, para que la adversidad no nos sepulte.
    Como aficionado a la poesía creo que ésta le debe mucho a la realidad... si se canta sobre el dolor, sobre la desesperación, el amor, los sueños y más cosas, no tenemos que obviar que no sólo nuestro "pesar" individual es el único real. Intento con poemas como este reivindicar que como sociedad también sufrimos y que se ha hecho sufrir a pueblos enteros por culpa de una actitud enfermiza, a la que se le podría poner fin, o por lo menos contra la que se puede luchar. cada uno con sus armas y sin miedo.
    Gracias por el comentario Mondina, me agradó bastante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. No dar una batalla por perdida, que dificil nos parece siempre de antemano, y a veces, cuando ganamos la batalla, que buena mirada de aliento es mirar atrás.

    ResponderEliminar