miércoles, 17 de agosto de 2011

Micro-relato (o algo parecido)... sin título.


Se ha acostumbrado a vivir con su carga emocional. Quizá seasexista decir que las mujeres parecen tener una habilidad especial parasoportar algo así, pero ella lo ha conseguido, a pesar de las recaídas. Ahora trabaja en un restaurante, lejos de todo lo vivido,temporal y espacialmente, aunque los recuerdos son inevitables. Las lágrimastambién. Los unos traen a las otras y éstas los apaciguan. Quizás el peor delos castigos de pasar por lo que ella, sea convertir en dolor, el pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario