lunes, 22 de agosto de 2011

Poema de Ramón Pedrós, de Los cuatro nocturnos y una lenta iluminación cerca de Cherbourg

Me he leído este poemario, bastante curioso de este señor... del que no había tenido el placer de leer nada. Este libro es el ganador del premio Leopoldo Panero de 1973, con lo que todo ello pueda implicar. Debo decir que lo que más me ha llamado la atención es la forma que da a su voz poética... que a veces me recuerda a tantos escritores del realismo mágico, influenciados por el bueno de Faulkner... desde García Márquez, hasta Carlos Fuentes... pero con cierto toque de orgullo patrio español. Quizá se le pueda criticar eso... ya que apenas se ven referencias a la dictadura franquista o a las injusticias sociales que, aunque no las padeció, las vivió... y las sigue viviendo. Aún así quizá haya que leer más a fondo su obra, antes de elaborar juicios acelerados... y como esto no es una crítica, sino una muestra de lo que voy leyendo, os dejo aquí uno de los poemas; el que más me ha gustado... como no podía ser de otra manera.


     Poco a poco entiendes que de nada sirve si partir cuanto
antes
o siempre con el mínimo retraso posible
a otro sentido
                       y te sientes
reconfortado
                    A pesar de todo, qué ingenuo dolor
y el breve sueño a que hago referencia no se inmuta y grita
que toda la noche construyo artilugios mira sólo lloro por nada
has repetido no me agrada huir
y te han mirado algunos clientes porque hablabas español
y la chica quiso preguntarte si una taza de té podía hacerte
bien
     Aceptas
y dejas huir ligeramente los pensamientos
hasta la acera para que se hagan más blancos con la bruma

Le ponías también en tu sueño condiciones a la belleza para
ser gozada y recordaste si gritar
te hubiera convertido en un simple testigo del infierno monó-
tono y estéril
qué dolor apropiado mostrarías ahora con orgullo en la solapa
del verano, amor mío, yo
te he creído inexplicablemente escudriñando por la rendija
menos sincera dela podredumbre quise
alimentar formas nocturnas de consuelo
Formas surgidas de tenue e incandescente alegría
alegría
todavía en duda mis amigos mes amis joie joie como cenizas
húmedas también vosotros por qué no queréis entenderme no
me da la gana expresarme así.


No hay comentarios:

Publicar un comentario