domingo, 18 de noviembre de 2012

Soñando lejanías

¿Quién no ha soñado lejanías?
¿Y quién no ha deslizado su mirada sobre las distancias?

Tu carta, entregada como se entrega un instante
En otras lenguas y desde otras leyendas
Para descubrirte en ella y casi mirarte

Comprender al tocar, y leer que la existencia
No es más que un viaje. Risas y penas surcando
Ríos y caminos. El deseo convertido en millones de ciudades
A cuál llegar, nadie pregunta; partir puede ser un error,
Quizás uno grave. Pero recibir promesas
Risas y silencio, consigue devolver la efigie del anhelo
A ese estado anterior, como siempre quisimos recordarla.

La poesía no se derrama, como dicen
Ese es el papel de las lágrimas y la sangre
Por eso estos versos irradian fragancias jamás percibidas

Pobres ellos, pues soñaban
Con pertenecer a algo grande
Más, incluso, que esta distancia.

6 comentarios:

  1. Preciosas palabras! Exótico sentimiento lleno de melancolía... Besos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias cantora! me alegra que te guste :) un beso!

    ResponderEliminar
  3. El silencio evoca melancolías mas hermosas que las realidades. Me encanta!

    ResponderEliminar
  4. Amen, condesa... el silencio es a veces el mejor mensajero de la existencia: nostalgia, melancolía, alegría o euforia... todas pueden viajar con él.

    ResponderEliminar
  5. partir la nostalgia a golpes de versos, y sí..tus letras derraman perfumes nuevos, aun en la distancia. Besos

    ResponderEliminar
  6. Las distancias pueden medirse en metros, kilómetros, millas... o añoranzas, no es así, Sonia?
    Gracias por el comentario. Un beso!

    ResponderEliminar