lunes, 17 de mayo de 2010

Estoy vivo; sigo vivo.

Un no retumbó
entre la selva de cartón.
Se oyó más allá de sus fronteras
pero nadie pareció descifrarlo,
excepto un corazón;
el de un jaguar
herido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario