sábado, 22 de mayo de 2010

Juntos nada somos.

Montones de nada sobre nuestros hombros,
pesados como solo la ausencia pesa,
cabales en nuestra lujuria escondida.

Escondida y atada solo cuando estamos juntos.

Las riendas se sueltan de tu manejo
al oír las palabras exactas que precisas.

Palabras que solo llegan cuando callo.

Cómo hablar si destilo penumbra
en mis rugidos mudos por la necesidad,
necia compañera de silencios, de faltas.

Arrogantes y graciosas mis sonrisas,
famélicos y lastimosos mis movimientos;
disimulados, ahogados y nauseabundos
cuando estamos juntos.

Porque no estamos juntos.

La media noche llega,
nos acaricia el día que llega y nos escupe
su salado recuerdo el que no volverá.
Las lágrimas tan necesarias como absurdas, llegan
nos lavan, nos humillan;
a nosotros que no estamos ,
que solo somos imágenes borrosas y adulteradas
en los recuerdos.

Mis recuerdos que van y vienen,
como ideas, como lenguas mordidas
por dientes voraces;
reprimiendo, condenando y crucificando
la pesadez del vacío,
de la nada que se forma porque nada me convence
de que estamos juntos.

Juntos sin sucedáneos de compañía,
juntos como la pureza y la inocencia
de las almas recién concebidas.

Juntos como la tiniebla borrosa
que forma recuerdos de ti y de mí.

De infinitos tú y un solo yo
que se pudre detrás de su barba de sangre,
bajo una melena desesperada de salvia castigadora,
entre la basura de la vida carcomida
por el paso de estos días que no existen.

Días que imagino, con resaca de virtudes,
para no perderte entre tinta y aire caliente;
para que vivas por siempre
y así viva yo, en mi mente, en tu ausencia:

Juntos en la nada.

1 comentario:

  1. Estar el vacío insostenible y la letal desidia
    que amenaza, siento por momentos la ausencia de ti
    carente de todo residente de nada
    muero por impulsos de agonizante grillete,
    aprisionado por injustas manos,
    miro mil puertas.......
    están abiertas a la oscuridad.

    Méceme con el impulso de tu risa
    y arranca mi máscara de tragedia
    que vente el huracán de mis telarañas
    carente de todo
    residente de nada muero
    por impulsos de agonizante grillete,
    aprisionado por injustas manos
    miro mil puertas.....
    están abiertas a la oscuridad.

    Ésta canción me ha recordado a ti.

    ResponderEliminar