miércoles, 11 de mayo de 2011

Vida. Lamentos perdidos.


Vida

Sé que no quieres vivirme y por eso me matas
 ¿Lentamente? ¿Quién entiende de transcursos y duración?
Ayer fuimos héroes en la lucha contra el derroche
 Hoy nos duele no saber controlar el ímpetu de un recuerdo

Un dolor que no cesa es un trago más del razonado instinto de la salvaje cautela
La paz son esas manchas que se vierten sobre el ruido impuro de la ceniza rebelde

Tus ojos, el humo, certezas, la lógica,
 Tu piel, tu mar, un sueño, la lucha, tu miedo, 
La risa, un rostro, los tiemblos, tus pechos,
 Un grito, tu llanto, mi grito, 
La sed, tu ayer, silencio, un beso, 
El regreso, mi culpa, tus garras,
 El hielo, la sangre, un día,
 El vicio, tu tacto, mi fin

Todo se muestra en riesgo seductor 
Una luz de calma, una caída hacia el consuelo atroz 
¿A dónde ha ido la auténtica vista, el milagro de conocer y sufrir? 
¿Es arcano y temerario el poder sentir escocer la verdad 
Al verterla caliente sobre heridas abiertas, sobre la esencia del alma? 

¿Es acaso mi error tener por error lo que en tu canto me dices? 
Dime si es este cruel devenir tu eterna respuesta, la que siempre retorna 

Vida.

3 comentarios:

  1. la profundidad del misterio en la vida que se presenta como cruel devenir,la herida que vuelve a escocer cuando viertes sobre ella la esencia de un alma. Vivir y matarnos todo es riesgo. Abrazos poeta

    ResponderEliminar
  2. Acabo de descubrir, que soy indómita.

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
  3.  "El vicio, tu tacto, mi fin" Llamame romántica pero esto es difícil de superar...

    ResponderEliminar