miércoles, 21 de julio de 2010

A un maestro

"Su fuerza eran las flores.
Su danza eran las nubes"
(Hombres de maíz, Miguel Ángel Asturias)

Tu perfil lleno de historia,
como el de un águila de vuelo eterno,
tu destino paciente y dulce,
escrito en monolitos de piedra y jade,
susurrado por la gloria del quetzal;
de río a río,
desde la selva fría hasta la costa sudorosa.

Lloviznas de letras son tu imaginación
que fluye y desemboca en el océano
de almas en guerra que es tu tierra;
tierra de volcanes quemados,
nacimientos de ceniza,
inundados con el agua despiadada
del fondo de tus lagos.

Malditos los que claman tu alzamiento
sin ahuyentar de ellos el sigilo
con que se mueve el prejuicio;
sin callar el nombre que te dieron
más allá de tu frontera,
donde solo eras una planta
recién descubierta,
una especie exótica de las metáforas;
nada más que una serpiente
de colores vivos.

Bendito seas tú, águila del cielo indio,
con tu espíritu de cadejo santo
y tu legado que es todo lo que fue
en otros tiempos,
lo que había cuando dormías
y lo que hubo de venir cuando zarpaste
hacia un horizonte de dioses.

Alabado tu olor a tierra mojada,
tu alma pura de monja blanca,
y tu frondosidad de ceiba sagrada,
abonada con ritos y palabras.

4 comentarios:

  1. Creo que hablo en nombre de todos cuando digo: ¡Queremos mas!

    ResponderEliminar
  2. Soberbio.

    Es el homenaje más hermoso que le he leído a Miguel Ángel. Cada verso expresa la admiración y orgullo que el pueblo guatemalteco tiene por este noble de las letras. Decirte que he sentido la sinceridad de tu palabra y que me ha encantado la expresión "águila del cielo indio" así como los últimos dos párrafos, sin desmerecer al poema completo, claro.

    He leído varias de tus obras acá en el blog y me da orgullo contemplar tu honda inspiración y destreza en el uso de las palabras. Te felicito de corazón.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Liz
    Tal vez el motivo por el que el poema sea digno y acertado, es que la inspiración vino tras el contacto con sus libros, años después de haberlo conocido en Guatemala. Tal vez la lejana cercanía de sus metáforas y los dialogos que nos devuelven a cualquiera de las plazas o los mercados de nuestras ciudades...
    Nunca está demás recordar lo que supuso Asturias para la literatura, sobre todo para la nuestra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es muy bueno. ¡Y una lástima que el homenajeado no haya podido leer tu versos! Espero volver a leer algo tuyo.

    ResponderEliminar