miércoles, 1 de junio de 2011

Sobre un Pájaro Relojero (colección de poetas centroamericanos) [Salomón de la Selva]


A veces la casualidad nos lleva adescubrir intrigantes e interesantes cuestiones de la vida y la literatura,algo que probablemente todos sepamos de sobra. Hace poco me tocó a mí, pues,buscando en la biblioteca un libro de poesía, tratando de dar con un nombreconocido o al menos llamativo, para conocer un poco más del mundo literariopoético, di con una recopilación de poesía centroamericana.
El libro, según la sinopsis de lacontraportada, es “una muestra esencialde trece poetas centroamericanos”. Lleva el título de “Pájaro relojero”; la selección y el prólogo están hechos por MarioCampaña,  un ensayista y traductorecuatoriano. En él se comenta la influencia del modernismo de Rubén Daríoejercida en la poesía de la zona y se sitúa al nicaragüense como un espejo enel que los poetas de Centroamérica se miraban (y miran) para que la confianzaen las voces poéticas de Latinoamérica fuera latente y no se acobardara ante laoleada venida desde fuera, de Europa y Estados Unidos mayoritariamente, aunquesin perder ni negar los rasgos comunes que unen al pensamiento y al sentimientopoético del hombre, que no entiende de procedencias o estatus social.
Como no estoy acostumbrado ahacer reseñas (ni siquiera estoy seguro de que esta pueda considerarse comotal), me limitaré a exponer mi punto de vista sobre cada poeta incluido en larecopilación (en el prólogo se argumentan los motivos por los que no se le hadenominado  “antología”) y pondré aquíuna pequeña muestra, en forma fragmentos o poemas que considere, siempre bajomi humilde opinión, como los más llamativos y/o representativos de cada poetaincluido, agregando algún dato biográfico. De algunos de ellos estánseleccionados libros enteros y de otros sólo algunos poemas de toda su obra.
La edición ha corrido a cargo deGalaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, con la subvención del ministerio decultura español.
La lista de poetas incluidos (porsi alguien siente curiosidad y no tiene paciencia para esperar a que yo losvaya mencionando y dando mi opinión uno por uno, pues seguramente tarde algunosdías en leerme la colección completa) es: Salomón de la Selva (Nicaragua); LuisCardoza y Aragón (Guatemala); José Coronel Urtecho (Nicaragua); Pablo AntonioCuadra (Nicaragua); Joaquín Pasos (Nicaragua); Otto-Raúl González (Guatemala);Ernesto Mejía Sánchez (Nicaragua); Carlos Martínez Rivas (Guatemala); ClaribelAlegría (Nicaragua); Ernesto Cardenal (Nicaragua); Roque Dalton (El Salvador); AlfonsoKijadurías (El Salvador); e Isabel de los Ángeles Ruano (Guatemala).
Todos ellos, en mayor o menorgrado, compartían algunos rasgos comunes, tales como: un nivel intelectual alto;militancia en la lucha social de sus respectivos pueblos, eran como se dicetambién el prólogo: unos burgueses que por iniciativa propia se pasaron al ladodel pueblo trabajador y explotado; algunos de ellos se vieron obligados aemigrar de sus respectivos países; otros incluso fueron arrestados por lasdictaduras impuestas a mediados del S. XX en toda Latinoamérica y otros, comoRoque Dalton fueron asesinados por los mismos miembros de las organizacionesrevolucionarias en las que militaban. De todo esto, como se menciona en lacubierta del libro, nació en Centroamérica una poesía “libérrima, neorrealista, fresca, lúcida, universal y nacional a la vezy, sobre todo, brillantemente instalada en el presente”.
Espero que a quien lea estasentradas, que iré subiendo cuando pueda, al menos se le despierte el interéspor conocer una poesía si no diferente, sí distinta, y de la que estoy seguroque algo aportará a los lectores habituales y no tan habituales de poesía. Yoespero que con esta influencia, descubierta un poco tarde, pueda enriquecer milenguaje poético… algo totalmente necesario.


El primero de los poetasincluidos es Salomón de la Selva(Nicaragua, 1893-1959). En esta colección se incluye íntegramente su segundolibro de poemas “El soldado desconocido”publicado en México en el año 1922 (el primero lo publicó en Estados Unidos, eninglés, con el título “Tropical Town andOther Poems”).
Era hijo de un abogado liberal quehabía sido encarcelado por la dictadura conservadora en la que vivieron.Después emigró a Estados Unidos con ayuda de una beca, concedida por el mismodictador al conocer su potencial intelectual. Allí estudió en el Williams College,donde más tarde ejercería como profesor de español. Se integró con facilidad enel círculo poético de Nueva York. Durante la primera guerra mundial luchó conel ejército británico y fue este hecho el que inspiró el libro incluido en larecopilación, como se verá a lo largo del mismo, pues hay muchas alusiones a lavida en el combate (casi todos sus poemas hablan de esto), como la soledadinevitable al verse en tierras desconocidas, con gente desconocida con la quecompartía su día a día; la añoranza por su tierra natal y la paz que esta lesugería estando en una guerra ajena; la nostalgia del amor y la amada dejadosatrás y también, de forma latente, se deja ver su fe religiosa, la que para migusto es, a veces, un poco exagerada, aunque en su situación es comprensible el“encomendarse” al creador o al salvador, para no darlo todo por perdido.
Ya en su juventud estuvo ligadoal movimiento sindicalista de Estados Unidos y tiempo después volvería aNicaragua, donde militaría como partidario de Sandino. Después se estableceríaen México, hasta su muerte. Allí tuvo influencia en la política mexicana, comoasesor, junto a su hermano, del presidente Miguel Alemán Valdés.
A su libro “El soldado desconocido” se le ha considerado como el iniciador dela “otra vanguardia” (según el poetamexicano José Emilio Pacheco), una corriente realista originada en la nuevapoesía norteamericana. Según Octavio Paz este libro fue novedoso en laliteratura hispanoamericana por mostrar con él “la primera guerra vista y vivida”.
Su poesía es directa, sin adornosinnecesarios; una poesía fácil de leer pero con un mensaje muy profundo que noshace meditar sobre la inutilidad de las guerras y la necesidad natural desentirnos amados y en paz con nosotros mismos y con los que nos rodean, a pesarde, como ya he dicho, su patente religiosidad podemos sentirnos (los que notengamos unas creencias religiosas tan marcadas) bastante identificados con suangustia vital y toda la nostalgia y el dolor que ésta supone.
Para hacernos una idea global detoda su obra poética, podemos tener en cuenta las palabras del historiador dearte nicaragüense Jorge Eduardo Arellano, quien afirma que Salomón de la Selva abandonósu inicial tendencia de avanzada para inscribirse en la tradición neoclásica decantar los valores éticos y culturales. De ahí su preocupación por formular unarquetipo de hombre, de poeta verdadero, fusionándose en toda su obra tresculturas: la clásica (griega y latina), la cristiana desde lo más antiguo a lomás moderno y la indígena americana, fundamentalmente vivida".
Aquí dejo los tres  poemas que seleccioné de “El Soldado desconocido”:

LABALA
La bala que me hiera
Será bala con alma.
El alma de esa bala
Será como sería
La canción de una rosa
Si las flores cantaran,
O el olor de un topacio
Si las piedras olieran,
O la piel de una música
Si nos fuese posible
Tocar las canciones
Desnudas con las manos

Si me hiere el cerebro
Me dirá: Yo buscaba
Sondear tu pensamiento.
Y si me hiere el pecho
Me dirá: ¡Yo quería
Decirte que te quiero!


CAMOUFLAGE
Parece que hace siglos
No me miro al espejo,
Y en los ojos de los vivos
Por vergüenza no puedo,
Y no reflejan nada
Los ojos de los muertos

Debo de haber cambiado de cara:
Debo de tener hundida la frente;
Mis labios deben de ser una solalínea recta;
Debo de tener los ojos como dosalfileres.
¡El apego a la vida me debe dehaber mudado
Para que cuando me busque no meconozca la muerte!


CANTAR
Una canción suave, una dulcecanción,
Todo el santo día me llenó delágrimas el corazón.

Una canción suave como son lasplumas
Que andando caminos a veceshallamos:
¡A saber de qué alas sería,
Si de ángel o de pájaro!

Una canción suave, una bellacanción
Sin palabras, sólo con profundosjúbilos del corazón.

Paz que llevo dentro, paz quetodavía
Sabes  hacer música y la haces en mí:
¿Verdad que la guerra es mentira?
Las balas, silbando, responden:¡Sí… sí…!

***

(Información biográfica y comentarios de escritores y estudiosos tomados de: http://www.dariana.com/Panorama/PTeorico/de_la_Selva_teorico.html#anchor1658363, la wikipedia y el prólogo del libro)


1 comentario:

  1. Como sigas asi vas a conseguir que no me de pereza leer poesía! (Pd: necesito unas nociones básicas de historia americana) xd

    ResponderEliminar