miércoles, 17 de agosto de 2011

Te digo...


Te digo que la muerte baña de carne calles y desiertos
Tú me besas
Hablo de los desgraciados que vendieron su vida
A unos ladrones que hoy quieren ajustar cuentas
Y noto tus caricias sobre mi pelo
Callo un segundo
Y tus labios suplican que hable
Entonces recuerdo, sin notar el fluir de los vocablos
Cómo la inanición va debilitando a miles de culturas
Mientras en la opulencia
Los otros mueren entre sus desperdicios
Tu cuerpo suda
Y yo empiezo a entender
Que una lucha exterior, aunque sea necesaria
No puede entorpecer nuestra entrega.

9 comentarios:

  1. NallA, tenía muchas ganas de leerte. Me encantan tus palabras, inmensidad, profundidad, muerte, amor, vida. Fluyes! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Escribes con tanta agudeza que logras transformar cualquier verso, aún los insurrectos, en belleza pura. Eres muy talentoso, Allan, tu poesía tiene voz propia grita fuerte. Me gusta mucho.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Si una lucha exterior, aunque necesaria, no puede/debe entorpecer la entrega ¿porqué conceder ese privilegio a luchas interiores? Con estos versos se podría llenar el día, los días... Jodida lluvia melancólica!

    ResponderEliminar
  4. Pues si. Lo mejor es admitir lo inevitable ¿no?

    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
  5. hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. además estoy segura que su blog sería de mucho interés para mis visitantes!.Si puede sírvase a contactarme ariadna143@gmail.com

    saludos

    ResponderEliminar
  6. Las luchas exteriores a veces fortalecen la entrega, la hacen vital, absolutamente necesaria para no desaparecer entre los desperdicios. Un beso

    ResponderEliminar
  7. Cantora ;) Gracias por tus palabras... sienta bien "crear" esa "necesidad" de ser leído. Supongo que la conoces... un abrazo fuerte.

    Liz.. paisana gracias a ti también. Supongo que cada persona que escribe tiene una voz propia... que la mía te resulte agradable, me alaga. Esos versos insurrectos... hay que tratarlos a todos por igual. El resultado puede no ser bueno... pero aprendiendo estamos. Un abrazo!

    ersebeth... de las luchas interiores quizá sea de lo que más escribo, aunque ya sabes... a veces los sentimientos más "típicos" se hacen ininteligibles al intentar (d)escribirlos. Saludos ;)

    Pérfida... admitirlo y tratar de interactuar con ello, según creamos conveniente. No podemos dar nada por perdido... aún lo que se presuponga imposible.
    Un saludo y gracias por la visita!

    Ariadna... creo que ese mensaje no necesita respuesta por aquí.
    Saludos.

    claudia... el problema viene cuando la entrega entorpece también las luchas, exteriores e interiores... esperemos no desaparecer y seguir por aquí, dando guerra. Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Por cierto Liz... gracias a una amiga, que me avisó, vengo a corregir una falta de ortografía... que te guste mi manera de escribir me HALAGA, no me alaga... aunque la satisfacción me inunde jeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. No te preocupes, todos tenemos nuestros lapsus, lo más lindo es reconocerlo, no es nada del otro mundo. Yo recién leo tus comentarios de agradecimiento e iba a enviarte un privado por el fb, pero qué bien que tu amiga te lo haya dicho antes.

    Sigamos aprendiendo pues =)
    Besitos.

    ResponderEliminar