jueves, 28 de abril de 2011

Harakiri

No hay futuro y aún menos esperanza
En tiempos de paz

Mi orgullo y valentía 
Como metales salvajes, cortan
Cuerpos de ira y tradición perdida

La venganza del hambre
Es la misma que la del dolor
De una enfermedad evitable

Cortemos de raíz la gloria
Del iimperio que agoniza
Y recordémonos a gritos lo que somos
Y no lo que se nos ha enseñado a ser

Mostremos al cobarde
Aunque venga en forma de muchos
Que caerá antes nuestra sangre
Que el orgullo de haber perseguido 
Un sueño armado de libertad y rabia.

5 comentarios:

  1. Guerrero... ¿Algún punto débil con el que poder derribarte?.. ;)

    Aunque pueda estar "entrenada para cosas más fuertes", siempre he mantenido la sensibilidad necesaria para sentir una caricia sentida..

    Me gusta que no te auto-censures...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ...mmmm...cuarpo a cuerpo...buen campo de batalla, sin lugar a dudas ;)

    Te aseguro que descubriría cada uno de tus puntos débiles, la curiosidad es un rasgo innato de mi personalidad..

    ¿Entre los 20 y 30? Bueno, entre ellos ando aún, 29 para ser exactos. ¿Por qué será que pensabas así? Quizá por deseo propio..

    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. tu cuerpo de ira sacude el poema, la paz, la guerra, la cobardía entrenada de soportar a cualquier precio las miserias, estallará en el estruendo del grito. Beso Nalla. Hoy te leo muy "comprometido" colega.

    ResponderEliminar
  4. No creo que comprometido sea la palabra más adecuada... a una descripción fiel se acercaría la diversión, la curiosidad... aunque uno de los "secretos" de lo que escribo, es que no se me da bien llamar a las cosas por su nombre.

    En realidad esto lo escribí después de ver "harakiri" de Akira Kurosawa... película muy recomendable... aunque a lo mejor ya la conoces...

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar