sábado, 2 de abril de 2011

La palabra II

Cuando aparece no está,
Esconde su forma de formas:
El verbo despierto
La figura hablada;
Para ser pulida en rituales,
Para olvidar el vacío
Y su intacto letargo.

Se mueve,
Como una piedra lanzada
 Hacia la espesura de un manglar;
Atravesando un río de costumbres;
Saltando las ondas del eterno retorno,
Una a una, para no perder detalles,
Ni la razón por la que blasfeman los silencios
Desnutridos por el sueño interrumpido.

7 comentarios:

  1. Esa palabra que a veces hiere y otras ama... ¿me la traes?....

    Besos de Sábado.

    ResponderEliminar
  2. la palabra, superficie pulida en el ritual del poema, atraviesa todas las rutinas. Nombra y re-nombra los silencios. Tus versos se hacen Belleza pura opuesta a la razón. Cariños

    ResponderEliminar
  3. En sábados como hoy tal vez la palabra juegue y se disfrace... pero trataré de encontrarla, Elisa. Besos.

    Claudia, gracias por estar siempre por aquí y por dejar tu huella que marca hondo. Besos!

    ResponderEliminar
  4. Me han encantado los dos. Describen muy bien esa sensación al escribir...
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es lo que intentaba, Elena, me alegra que surta ese efecto. Besos!

    ResponderEliminar
  6. Creo que era Blas de Otero quien decía:
    "Nos lo podrán arrebatar todo,
    nos queda la PALABRA."

    Delicioso poema.
    Como siempre, tan intenso y latiendo con fuerza.
    Me gusta leerte.
    Un beso Allan.

    ResponderEliminar
  7. Mondina... Encantado de que te guste y de que te pases por aquí. Lo mejor que nos puede pasar a los que intentamos decir algo (con más o menor acierto) es que haya alguien escuchando, o leyendo, en este caso... y si además elogian nuestras palabras, la satisfacción es doble. Besos y gracias!

    ResponderEliminar