martes, 26 de octubre de 2010

Infancia borrosa I

Un niño no es el que llora
porque tiene que desandar
los pasos que lo llevaron
a su encuentro con otros
sinceros misterios, como él.

Un niño es el que ama
toda ocasión de volar y saltar
hacia la esperanza y la protección
que dan unos gigantes 
con carros de humo y ruido.

Un niño es el que mira 
hacia el cielo y teme
encontrarse alli, trazadas
y metamórficas, a las mariposas.


Un niño empieza
cuando acaba su hora;
se transforma y se deshace
hasta no ser más que lamentos
fugaces, entre el frío y el calor:
al servcio de la voluntad del azar. 
El dios correcto.

2 comentarios:

  1. La infancia se vuelve borrosa cuando los niños,dejan de estar seguros con sus gigantes de humo y ruido, y comienzan a entristecer huyendo de fantasmas silenciosos. Bello poema, oscuro como esa bruma en los recuerdos. Saludos Allan, si puedes y quieres pasa por mi blog,

    ResponderEliminar
  2. Cuando se entierra al niño que somos, se vuelve borroso todo aquello que nos trajo hasta el momento, si consintiéramos que siguiera vivo el cielo lo tendríamos mas cercano...

    abrazzzusss

    ResponderEliminar