viernes, 5 de noviembre de 2010

El arte del idealismo



Reliquias del yo mártir:
El azar las levanta del suelo-tiempo
Y las devuelve al paraíso
De las situaciones mancilladas,
Donde lo simple es lo cierto
Y lo único
Que aún alimenta es el sueño
Que una vez escondieron.

Mientras tanto levitan, ignoradas.

El arte del idealismo: un juego
Que se vuelve innumerables actos
De obsesiones inocentes e inconscientes,
Que giran en el bucle del eterno retorno
Para permanecer y ser lo nunca olvidado.

Todo eso cada instante;
Mucho silencio;
Y los gritos como lloriqueos metafísicos.

4 comentarios:

  1. El idealismo de los mártires fue lloriqueo metafísico, aquí vivimos tratando de hacerlo de tal manera que merezca la pena volver a vivir,cada día, cada instante sin miedo al error y su recurrencia. Tu poema es arte. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Escalofríos y desazón. Interesante cocktail de palabras.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Cuántos matices tienen tus palabras, tantas como lecturas han hecho de ellas.

    Al final, es la palabra que permanece y nos hace perseguir ...o sobrevivir?

    Un abrazo,

    A.

    ResponderEliminar