martes, 1 de marzo de 2011

De guitarras y recuerdos


Guitarras bien tratadas
Adornando  versos y gritos
De letras disfrazadas,
En progresión con la melodía

¿Cuánto tiempo ha pasado?
¿Cuántas canciones
 Hemos silbado desde…?

Entonces no era el humo
Eran tus ojos
Los que me perdían sin moverme

Pero nadie tiene la culpa
De que la miseria fuera el paisaje
De nuestro último encuentro
Y de que apenas dejara rastro
Como una melodía perseguidora
A la que se consigue esquivar.

4 comentarios:

  1. Las melodías bien afinadas no se consiguen esquivar, aunque aprendamos nuevas canciones siempre dejan rastro... ;)

    ResponderEliminar
  2. los rastros que deja la miseria en algún paisaje del encuentro, probablemente te persiga un tiempo , pero un dìa ya no està se pierde como el humo, o el recuerdo de los ojos. Un beso

    ResponderEliminar
  3. quien esquiva que desaperzca; no hay nada mejor.
    qué bien suena una guitarra bien templá

    ResponderEliminar
  4. adoro las guitarras cuando suenan cerca de mi,
    cuando me traen tantos recuerdos...
    las estelas de algunas melodías,nunca se olvidan...
    un besazo!

    ResponderEliminar