lunes, 7 de marzo de 2011

Eres muy joven

Eres muy joven
Y pareces demasiado feliz
Para que te guste la poesía

Haría falta algo de sufrimiento
En tu forma de vida
Y yo sólo veo alegría, conformismo,
Sin mencionar
La fortuna de tus padres

Pero no puedo negar
Que pareces sincera
Cuando nos miras con desprecio

Porque no se te puede obligar
A ser una intelectual
A leer libros que te aburran

Y a saber cosas
Que apenas te servirían
Para tener conversaciones
Con gente a la que probablemente
Nunca llegues a conocer,
Como  yo,
Que te escribo y no se ni quién eres.

2 comentarios:

  1. ¿sabes? estoy contigo en que no se escribe igual con 20 años que con 40. La madurez de los textos no es la misma. Pero tampoco se tienen con 50 años las mismas vivencias que con 15... cada edad tiene su toque ¿no?
    En cuanto al sufrimiento... no sé, los ricos tambien lloran. No sé por qué relaciones el estatus con el no sufrir (y no te lo digo precisamente porque sea rica :) Cada uno sabe del sufrimiento propio ¿no? Lo que nos diferencia es lo que hacemos con él, da igual que sea desde un cartón en la calle o desde un ático en la gran vía. Creo, pero no me hagas mucho caso que hoy está lloviendo otra vez.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. Para darse cuenta de lo que dices es necesario crecer (no sólo en años). Con lo del dinero me refería a cierto tipo de personas que mantienen una actitud casi siempre positiva en relación con su estatus, cuando es elevado. No digo que el dinero te haga feliz, digo que hace falta crecer para darse cuenta de ello, porque el dinero y las comodidades pueden envolverte en una burbuja protectora que te aisle del verdadero mundo que te rodea; no sólo es necesario saber del sufrimiento propio, sino aprender del ajeno, observándolo y valorándolo... ¿El del ático de la gran vía sabrá y entenderá el sufrimiento del que se cubre con cartones, y este otro, qué pensará del sufrimiento del acomodado? Algún día escribiré una oda a la empatía xD.
    Besos para ti también :)

    ResponderEliminar